Marina Albiol. Foto Agustín Millán.

Izquierda Unida no ha reaccionado ante ‘acoso psicológico’ a varios trabajadores en las oficinas del partido en el Parlamento Europeo en Bruselas. Ante esta “inacción”, la eurodiputada Marina Albiol ha decidido dimitir de su cargo como portavoz de la formación Europa. La Comisión Colegiada de la formación, desmintiendo a su eurodiputada continua, “se resolvió el primero de los casos acudiendo a mediación y se está trabajando en el segundo caso, surgido esta misma semana, del cual fuimos informados por carta el pasado lunes 1 de octubre”.

En una carta enviada al coordinador general de la formación, Alberto Garzón, afirma que su decisión “es la falta de respuesta por parte de la dirección de Izquierda Unida a las dos comunicaciones firmadas por varios trabajadores de la delegación en la que ponían en conocimiento de la responsable de política institucional y el responsable de Organización el acoso laboral, moral y físico que estaban sufriendo por parte de eurodiputados/as”.

Albiol continua su misiva afirmando que “la dirección podría haber iniciado de oficio un expediente sancionador ante el conocimiento de hechos tan graves, pero no ha sido así. No ha habido ningún tipo de sanción y se ha instado a los trabajadores a continuar trabajando con estas personas”, frases desmentidas esta misma mañana por la Comisión Colegiada de Izquierda Unida.

El ambiente en la delegación esteba enrarecido y desde la dirección de Izquierda Unida se ha respondido a esas palabras con un comunicado: “Queremos dejar claro que la dirección federal ha actuado en todo momento ante las quejas recibidas por parte de algunos/as trabajadores/as. La dirección ha realizado un seguimiento, se ha reunido con las partes y ha llevado la problemática a los órganos de IU en dos ocasiones”.

Y desmintiendo a su eurodiputada, continua, “se resolvió el primero de los casos acudiendo a mediación y se está trabajando en el segundo caso, surgido esta misma semana, del cual fuimos informados por carta el pasado lunes 1 de octubre. Lo comenzamos a tratar desde el momento de la recepción de la misma, pero dada la naturaleza del caso en apenas tres días resulta imposible abordarlo por completo y con la seriedad que requiere.”

Izquierda Unida aduce que “teníamos previsto abordar esta situación en la reunión de la Comisión Colegiada de IU del próximo lunes 8 de octubre y así lo haremos”.

La Comisión Colegiada de Izquierda Unida, afirma que “ha intervenido en el día a día de la delegación y se ha intentado resolver los problemas con la cautela y seriedad que corresponde.”

En segundo lugar, “la dirección abordará de nuevo en los órganos de IU la situación de la delegación y propondrá soluciones concretas que permitan respetar los derechos de los/as compañeros/as que trabajan en la delegación y de los cargos públicos”.

Por último, la Comisión Colegiada de Izquierda Unida afirma que “el respeto por los derechos de los/as trabajadores/as y de los/as cargos públicos ha guiado la actuación de esta dirección y, por ello, se han tomado y se seguirán tomando las medidas que sean necesarias para resolver este tipo de conflictos”. Y termina sumiendo “la responsabilidad de la gestión de forma colectiva como dirección de Izquierda Unida y como dirección de la delegación”.

Este lunes se reúne en Madrid la comisión colegiada federal de IU para decidir quién ocupará el cargo que deja vacante la eurodiputada. La opción de que otros europarlamentarios del grupo asuman su tarea de forma rotatoria, estará sobre la mesa. Entre las funciones de dicho puesto está representar al grupo, marcar su posición política en los plenos parlamentarios y avalar con la firma los gastos e ingresos. Javier Couso, Paloma López y Ángela Vallina son los otros diputados de IU que acompañan a Albiol en la Eurocámara. Ninguno de los implicados ha querido pronunciarse sobre el asunto a este diario.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =