El presidente del Gobierno ya no sale de la Moncloa, lo ha dicho tal que anoche en su entrevista con Jordi Évole, ese reportero con alma de Bob Woodward y sonrisa irónica y descreída de Charlie Chaplin. Ahora se entiende todo, ahora lo comprendemos perfectamente. El presidente apenas sale de casa, no se relaciona con sus paisanos, no va a comprar cada día el pescado, como muy bien hace Ada Colau, una dirigente mucho más normal que él. Y así claro, no se entera de lo que está pasando en el país.

Para el presidente del Gobierno, España es una gran nación puntera con muchos aeropuertos y muchas carreteras y muy carreteras. Solo que habría que decirle que ésta ya no es la España potente del G-20 de otros tiempos. Mariano no se cosca de la ruina del país porque no sale, no se mezcla con sus súbditos, lo cual que se pasa los días encastillado en la Moncloa, entre bosques mudos de pinos silenciosos, chicharras mesetarias y los bonsais de Felipe, que alguno queda todavía en la Moncloa como testigo de la Historia.

ésta ya no es la España potente del G-20 de otros tiempos

Para Rajoy, en España tenemos la mejor Sanidad del mundo, pero los hospitales no tienen para vendas ni bisturíes por culpa de sus malditos recortes, que es que desde que se habla con la Merkel gasta menos que un ciego en novelas. Para Rajoy, en España tenemos un sistema de pensiones que es la pera limonera, solo que nuestros abuelos ya están exprimidos a tope y no tienen ni para tabaco después de que se lo hayan dado todo a los hijos y nietos para que puedan comer. El presidente, lo dijo él con toda su face, cree que nadie cobra el salario mínimo en España y que estamos todos nadando en la abundancia, con unos sueldazos de impresión que ni Rita Caloret, unos tarjetones black que no nos caben ya en el bolsillo y el Mercedes con la banderita rojigualda aparcado en la puerta.

Rajoy no se entera de nada porque no sale a la calle a preguntar, a airearse un poco, a hacer algo de vida de social, y prefiere quedarse en la casa cuartel de Moncloa, como un general retirado, como un cartujo en el monasterio de la Historia, esperando que caduque su tiempo, su legislatura funcionarial, aguardando que suene el timbre y aparezca un periodista bajito y avezado con una tablet y un impermeable de proleta de la pluma dipuesto a sacarle los colores y a afearle sus trabalenguas grotescos, ridículos, vodevilescos. “Uno no puede enterarse de todo lo que pasa en España, don Jordi”, le confesó al presentador de la Sexta.

Uno no puede enterarse de todo lo que pasa en España, don Jordi

De todo no, eso ya lo sabemos, pero al menos debería enterarse de algo de vez en cuando, porque Mariano no se entera de que Puigdemont ha dado un golpe de Estado en Cataluña, ni de que Bárcenas y los pitufos valencianos se estaban llevando hasta las cortinas del partido, ni de que Espe Aguirre anda por los pasillos de Génova choteándose del jefe. Mariano, por no saber, no sabía que la sede del partido se levantaba con dinero negro y escamoteando el IVA, pero el hombre es feliz así, ignorante, happy flower, sin que nadie le moleste ni le informe, ocultándose en su despacho de la Moncloa de un blanco quirófano donde es más difícil encontrar un libro que un hombre honrado en el ayuntamiento de Valencia, viviendo en paralelo a los problemas de España, como él dice, y sin coger nunca el toro por los cuernos.

Mariano vive apartado en su palacio de ladrillo barato, del que no sale nunca más que para echarse su carrerita mañanera o para bajar al pueblo a comprar el Marca o para acudir a una de esas fastidiosas e inútiles cumbres de Bruselas sobre refugiados, donde no hace otra cosa que bostezar y asentir con la cabeza, como una marioneta que no entiende nada, cuando le hablan en inglés. Mariano mata el tiempo como puede y ya solo piensa en clave de nuevas elecciones, en renovar la plaza registral de presidente otros cuatro años más, y en no tener que dar la espantada ante el rey por segunda vez. Es el síndrome Moncloa, que todo el que lo contrae, como un mal virus, lo vuelve taciturno, autista, ausente. Para mí que a Mariano le pinchan en el brazo con una aguja y no sale sangre, sino horchata. Horchata marca Gurtel.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =