Tampoco tiempo ha tenido el PSOE en organizarse como Gobierno como el PP en caer desde lo más alto. Sin previo aviso, sin elecciones con indicadores de saber lo que puede pasar y mentalizarse para ello, esta moción de censura de Pedro Sánchez ha acabado con Mariano Rajoy. Un ya ex presidente que deja al PP huérfano y sin rumbo. Ayer por la tarde, el ex jefe del Ejecutivo renunciaba a su escaño en el Congreso y ha solicitado incorporarse a su puesto de Registrador de la Propiedad.

Todavía da coletazos la vieja guardia y ayer mismo defendía que el Gobierno del PP había sido “honesto y honrado”.

Mientras, los populares andan descabezados y todavía sin reconocer lo que realmente ha acabado con su etapa de supremacía en el Congreso y en la vida política española: La corrupción.

Cuando todavía no se ha abierto el melón de la sucesión, aunque Alberto Núñez Feijoo parte como favorito, el partido con más escaños en el Congreso necesita nuevos líderes, un nuevo estilo y una limpieza que verifique el fin de su corrupción.

El presidente de la Xunta, aunque nadie duda de que optará a la presidencia del PPl afirma que dará a conocer su decisión en “un acto convocado exclusivamente como Partido Popular”, mientras ya se habla con pactos con Soraya Sáenz de Santamaría, quien, igual que Dolores de Cospedal, de momento no han querido pronunciarse al respecto.

El PP, descolorado, sin liderazgo y sin rumbo, vende la situación de desamparo como una oportunidad. Es lo que afirma, al menos, el vicesecretario Nacional de Política Social y Sectorial del PP. Javier Maroto, que pide humildad y y unión para “recorrer los pueblos y reconocer los errores”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCristiano… pero no perdona
Artículo siguienteDesarticulada una organización dedicada a la estafa de las “cartas nigerianas”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. ¿Ya no quiere Rajoy el presidente el que quiere que sean los vecinos el presidente Rajoy? Pues esto no es cosa menor, dicho de otra manera, es cosa mayor, sin saber muy bien porque como la lluvia que cae y sin beneficio político el suyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =