Decenas de vendedores ambulantes ocupan las calles de Madrid e impiden el paso normal de transeúntes que caminan por la capital española.

Los manteros cruzan en grupo la Gran Vía de Madrid e impiden el paso de vehículos, tal y como los comerciantes denuncian.

La policía local mantiene un amplio control sobre estas venta ambulante ilegal, mientras los manteros, a través de su portavoz del sindicato de manteros, insiste en que no son violentos, “sólo tratamos de buscarnos la vida y la persecución es diaria”.

La Gran Vía, también se ha convertido en el centro del top-manta en verano

Mientras, asociaciones de vecinos y grupos políticos conservadores acusan al Ayuntamiento de Manuela Carmena de ser permisivo y que están fomentando una auténtica mafia.

La Gran Vía,también se ha convertido en el centro del top-manta en verano. Allí, los vendedores informales venden su mercancía y negocian con los turistas productos falsificados: carteras, camisetas, cinturones y gafas de sol. También hay abanicos, el producto estrella de cada verano.

Pero ahora la actividad se ha extendido y llega a congestionar las entrada y salidas de Primark, una de las tiendas de mayor éxito del centro madrileño, que también se ha convertido en polo de atracción para carteristas atraídos por las aglomeraciones en las escaleras mecánicas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =