Este fin de semana, la clase política se dispone a ponerse “el mono de trabajo” y a salir a las calles a pedir, de nuevo, el voto a sabiendas de que todos los sondeos indican un resultado casi calcado al del 20 de diciembre pasado. Entre el proceso de primarias en el PSOE y la designación de Núñez Feijoo como candidato del PP a presidir, otros cuatro años más, la Xunta de Galicia, los matices comienzan a hacerse importantes y la izquierda se pregunta por qué la encuesta del CIS de abril, que se hizo pública este viernes, no contemplaba el escenario de una casi segura confluencia electoral de Podemos con Izquierda Unida. El malestar por tal motivo es evidente. Con los datos del CIS en la mano, IU y Podemos, estarían a un paso de lograr la segunda posición. Harían mucho daño al PP y alejarían el ‘sueño de Rajoy’ de una gran coalición PP, PSOE y Ciudadanos.

“El hecho de que la encuesta del CIS no contemple la posibilidad de este acuerdo nos perjudica, – señala uno de los candidatos al comité electoral del Partido Socialista que prefiere guardar anonimato-. Ahora se va a hablar más de “los segundos”, tras el PP, que de las alternativas que pudieran surgir”.

En cuanto a la formación política a la que representa Alberto Garzón, se prefiere olvidar la ‘cocina’ que ha hecho el Centro que depende de Soraya Sáenz de Santamaría aunque se destaca que “está claro que la circunstancia de obviar un acuerdo favorece indirectamente al PP cuando, en realidad, los populares pierden escaños”.

Otra cosa de las que no han pasado inadvertidas en este sondeo es la práctica desaparición de Compromis. La formación que gobierna el ayuntamiento de Valencia y es socio de coalición con el gobierno de la Generalitat de Ximo Puig, perdería, según el sondeo, el 85 por ciento de los votos. Pasaría del 2,67 obtenido el 20 de diciembre a un sorprendente 0,4% que le otorga el CIS. Es, precisamente, la caída de Compromis la que influye en la pérdida de expectativa de votos de Podemos que le da las encuestas.

Pero en la formación morada se insiste en que la posible confluencia electoral con IU les supone algo muy importante: la superación del obstáculo que supone el sistema electoral proporcional a las pequeñas y medianas formaciones. “Lo que se puede perder en votos se va a ganar en escaños que, en estos momentos es lo que verdaderamente interesa para poder desalojar al PP de La Moncloa”.

En cuanto la abstención, o como se dicen en las redes sociales, “te va a votar tu p… madre”, su incremento en esta oleada es de casi medio punto. Y se acerca peligrosamente a la mayoría absoluta. Esa es la razón que esgrimen los candidatos para relativizar la austeridad que se ha pedido: “es necesario centrar todos los mensajes en la elevación de la participación”, No vaya a ser que, al final, el nuevo gobierno cuente con el apoyo del parlamento y el desdén de la mitad de la sociedad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + dieciocho =