Fue la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien inició la privatización de la Sanidad pública en Madrid. Una medida para reducir costes y para, supuestamente una mejor gestión, que sólo ha llevado a menos personal, medios y una peor atención a los pacientes.

Diario16 ha vivido en primera persona lo que ocurre en un Hospital como el Jiménez Díaz cuando se acude a su Servicio de Urgencias: Son las 9.05 h de la mañana. El paciente llega con una fuerte contractura que le ha tenido todo el fin de semana muy dolorido e imposibilitado para una vida normal.

Así que el lunes a primera hora decide ir a Urgencias. Lee atienden en Admisión de forma inmediata y le derivan a la sala de espera de Traumatología de Urgencias. Estaba casi vacía, unos cinco pacientes. Al rato, comienzan a llamar a las personas que allí están esperando, mientras van llegando más y más, hasta que se llena la sala de espera.

Nuestro paciente, a las 12.15 h, ve que no le han llamado, que ya hace tiempo que han pasado ya a consulta los cinco primeros que tenía por delante y que están llamando a otros que han venido después. Entiende que será porque la urgencia de aquellos es mayor, o que es más grave la dolencia que la suya.

Pero a las tres horas de espera, y con una sala de espera a rebosar, decide preguntar en el mostrador de Urgencias que si calculan cuándo van a poder atenderle. El profesional de la ventanilla le aconseja preguntar mejor a los médicos o enfermeras que están por los pasillos. Así lo hace, y la enfermera que le mira extrañada por la pregunta le responde que “pregunta al psiquiatra” y se da la vuelta.

El paciente de Diario16 pregunta entonces a una enfermera que pasa por delante si “piensa que me puede tocar ya, que llevo dese las 9.00 h o van a seguir pasando antes que yo pacientes con mas emergencia” y la respuesta de la ATS es “mejor que eso se lo pregunte a un psiquiatra”.

Tras otro rato de larga espera, nuestro paciente decide abandonar Urgencias y tratar de que, por la tarde, le atienda su médico de Atención Primaria. El dolor va en aumento, y la tensión de la espera en Urgencias sólo le ha llevado a tener mayor malestar y dolor en cuello y cervicales.

El paciente no atendido abandona el hospital dejando una sala de espera de Traumatología saturada y con quejas de algunos pacientes. Aunque nadie quiere poner una queja en el servicio de atención al paciente.

Lo último que vio nuestro redactor de Diario16 fue que “a uno de los enfermos le pusieron la vía en la misma sala de espera, sin pasar a sala, o zona privada”. De hecho, posiblemente debido a la tensión y saturación de los profesionales de Enfermería en estos lugares de Urgencias, al ATS se le cayó el suero al suelo en varias ocaciones”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. A ver cuando se publica algo referente a la sanidad en Andalucia.Tras casi 40 años de gobiernos del PSOE en Andalucia las urgencias hospitalarias son similares a las de Madrid gobernadas por el PP y si me apuran mucho peores.
    ¿Hay que recordar que es Andalucia y mas concretamente Malaga donde menos inversion en salud hay en referencia al gasto sanidad-habitante de toda España?
    Referente al señor al que hace referencia el articulo es el claro ejemplo de lo que soportan las urgencias hospitalarias en todo el pais sin excepcion de comunidad.Una contractura cervical debe de ser vista y tratada en su centro de salud o ambulatorio y no en urgencias de hospital.La urgencias de hospital estan para urgencias verdaderas y no casos banales como es este.Si el señor ha tenido una contractura durante todo el fin de semana ¿no ha podido acuder a un punto de urgencias extrahospitalaria o a una farmacia antes de esperar al lunes y ayudar al colapso de las urgencias de hospital?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − uno =