Qué oportunidad perdida para que Fernando Martínez-Maíllo se hubiera quedado calladito. Y qué ocasión para que el PP hubiera buscado entre sus filas a auténticos defensores de la libertad de expresión, que los hay. Pero no, tuvo que ser el coordinador general el que se atreviera a declarar a los medios contra Podemos por sus ataques a la libertad de expresión. Y ahí no, señor Maíllo. No se lo voy a consentir.

Quién ha utilizado a los medios de su provincia, la de Zamora, y a los que ha podido de su comunidad para las iniciativas cainitas más bastardas, no puede hablar de libertad de expresión. Porque tenemos memoria, señor Maíllo, y sabemos por qué en el próximo Congreso Regional del PP, el actual presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, no podrá anunciar su despedida –como le hubiera gustado- y dejar al frente a quien quería dejar: Rosa Valdeón. ¡Qué bien le vino a usted el error de la vicepresidenta de la Junta para quitársela de en medio!.

Mire señor Maíllo, durante al menos dos décadas, en algunas de las provincias de su autonomía, compañeros suyos han perseguido, exigido que se quitara de en medio a periodistas, además de investigado y amenazado a profesionales de la Comunicación si no estaban con ‘su’ pensamiento único. Que, como sabe bien el coordinador del PP, durante mucho tiempo era el pensamiento popular, al menos en esta comunidad.

No se atreva este líder del PP en Zamora, y parece que personaje en ascendencia dentro de su partido, a hablar de libertad de expresión en público. No lo haga señor Maíllo porque, si lo hace, está insultando a una honorable profesión, sacrificada y entregada. Mal pagada, como sabe bien, y amenazada continuamente con perder su puesto de trabajo si no trabaja al dictado de algunos políticos como usted. Aunque espero que en Madrid lo esté teniendo un poco más difícil.

Y dicho esto, le remito a este enlace del periodista Sergio Arestizabal , y pido a su partido que le encargue lo que quiera, pero nunca más, a que haga usted de portavoz de la libertad de expresión de nadie.

Y mire usted, si Podemos ha perseguido o acorralado a través de campaña de redes sociales a periodistas, aunque uno sólo haya sido, ya tiene mi condena pública y publicada.

Pero háganselo mirar en el PP antes de exigir, a través de Fernando Martínez-Maíllo, nada a nadie sobre libertad de expresión. ¡Hasta aquí podíamos llegar!

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorVolver al psoe
Artículo siguienteFamilia de óxido, hierro y salitre
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

5 Comentarios

  1. Por la boca muere el pez. Maillo está tan crecidito que se considera por encima del bien y del mal, pero tiene muchos ‘muertos en el armario’. Que él hable de libertades resulta grotesco. No por lo que hayan hecho compañeros suyos de partido -que también, como de otros partidos-, sino por lo que él hace a propios y extraños. Sobre todo y peor, a los propios…

  2. Mal él, pero anda que su partido…No me puedo creer que Rajoy no sepa nada de este impresentable en Zamora. Lo peor de la política. Y espera el juicio de la Caja por el que está imputado. Nos vamos a reir

  3. “No lo haga señor Maíllo porque, si lo hace, está insultando a una honorable profesión, sacrificada y entregada. Mal pagada…”
    Me resulta increíble este párrafo de la directora porque yo trabajé en la empresa de Pintor, Comunica2, por una miseria.
    Menos hablar y más dar trigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − cinco =