A estas alturas de la Liga en un equipo como el Real Madrid, que tiene al alcance de la mano el título, los jugadores son conscientes de la importancia que tiene una victoria. Lo curioso es que quedara más patente esa presión este sábado con los teóricos titulares que el pasado miércoles en A Coruña donde los más jóvenes, quizás fuera por esa juventud, jugaron al fútbol como si estuvieran en el patio del colegio.

Eso fue lo que se vivió en el Bernabéu con el Valencia como rival. Un contrario que sin nada por jugarse pudo mostrarse con mayor desparpajo del que mostró. Casi media hora aguantó hasta que apareció  el testarazo de Cristiano Ronaldo para abrir la lata. Le costará entenderlo pero el luso acabará jugando de ariete puro y ahí su cabeza alargará su exitosa carrera en el conjunto blanco. Pero habrá que esperar a que se convenza de ello.

Tras ponerse por delante en el marcador los de Zidane continuaron jugando como si estuvieran empatando. Un mejor Modric que en las últimas semanas no fue capaz de trasmitir tranquilidad a sus compañeros. Y así continuaron transcurriendo los minutos.

La tranquilidad pudo llegar al estadio si CR hubiera convertido un más que discutible penalti. Pero debajo de los tres palos estaba, seguramente, el mejor experto en parar las penas máximas. Y Alves no faltó a su cita que amplía su fama.

El partido, de esta forma, siguió muy abierto y a punto estuvo Parejo de cerrarlo con la magnífica ejecución de una falta directa que significó el empate. Apenas quedaban ocho minutos y fue en ese espacio de tiempo, curioso detalle, cuando los madridistas parecieron más sueltos. Con la aparición de ese Marcelo que, coincido con quien así le definió, parece un jugador de dibujos animados.

Marcó el segundo y definitivo gol con la pierna derecha, la mala, sin dejar ya opción al Valencia en pensar que podía volver a empatar. Lo visto en este encuentro se podrá ver en los que restan. El Madrid venció jugando con la presión de no poder perder puntos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =