Voy a hablar de otro asunto, pero es imposible y no sería periodístico abstraerles de lo que ayer se comentaba en las redacciones de cualquier medio y en todas las redes sociales. Primero fue el diario MARCA y poco a poco se fueron añadiendo otros anunciando que ayer por la mañana el todavía jugador atlético Theo Hernández había pasado  un reconocimiento médico para el Real Madrid en una clínica madrileña.

De ser cierta esa noticia, que no lo dudamos, sería una buena noticia para los madridistas. No hay ahora mismo en el mercado un lateral zurdo con la proyección del hispano francés, que ya es internacional, a sus 19 años, con la sub-21. Repito, un gran fichaje porque el Madrid necesitaba a alguien de garantías para acompañar  a Marcelo, que los años no pasan en balde, ni para el brasileño.

Ahora vuelvo a lo que quería contarles. Desde hace un tiempo, por culpa de ese minuto noventa y Ramos, se ha hecho leyenda que el Real Madrid rompe la mayoría de los partidos en los últimos minutos. Y los datos dan veracidad a estas palabras. Veintiocho de los noventa y seis goles conseguidos por los de Zidane han sido en los veinte últimos minutos. Veintiuno, del ochenta y uno al noventa y Ramos.

Pero la racha ha cambiado últimamente,  coincidiendo con la aparición del baby team. En los tres más recientes encuentros de esta Liga de los doce tantos blancos, ocho se consiguieron antes de llegar al descanso. Para dejar sentenciados los encuentros con rapidez, refiriéndome a los que jugó como visitante.  Morata y James destacan en esta estadística, con tres tantos cada uno. El Madrid rompe la tendencia y ha marcado ocho de sus últimos doce goles antes del descanso.

 

 

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + diecisiete =