Ya se preveía que este verano, por lo menos hasta bien avanzado el mes de julio el mercado de fichajes no se iba a agitar en exceso. Por eso, la “noticia” de la posibilidad de que Cristiano Ronaldo abandonara el Real Madrid se extendió como la lava. Era un tema que podía dar para mucho.

Y que pudo comenzar, tómenlo a broma, con una frase parecida a “un conocido me ha dicho que al primo de un jugador de la selección portuguesa le llamó éste para comentarle que había escuchado que Cristiano estaba muy enfadado y que no volvería al Madrid”

Porque todo lo que se ha dicho y escrito ha sido desde el supuesto entorno del futbolista, ni una palabra de su boca. Y esa es la baza con la que se ha contado, el propio Florentino Pérez utilizó el argumento en muchas entrevistas, en la zona noble del Bernabéu.

Donde no han recibido llamada o mensaje directo del astro luso manifestando sus supuestos deseos de irse. Nadie duda de que le sentaría a cuerno quemado la noticia de la denuncia de la Fiscalia, como que seguramente se cogería un mosqueo de padre y muy señor mío.

Pero las cosas en frio se ven de otra forma. Y esa es la política por la que optó el club madridista. No mover ficha mientras que CR tampoco lo hiciera. Como no está mal, en cualquier caso, asegurar las cosas, ahí apareció Zidane. La llamada telefónica entre técnico y jugador acabó de dejar las cosas en su sitio.

Cristiano, ya se las arreglará con Hacienda, pagando lo que tenga que pagar si es el caso (en su club se valora que la acusación no hable, como en otros casos sonados, de esconder dinero sino de mal uso de la ley y a eso se agarran sus abogados que prefieran ir a juicio antes que pactar) pero no tendrá que hacer mudanza.

Muchas cosas han pesado para que la lluvia no acabara en tormenta. Una muy importante es que CR ve en la actual plantilla de  Zidane un magnífico proyecto de futuro. Donde todo dice que podrá ampliar su ya amplísimo historial. Algo cuando  menos tan complicado como que algún club pudiera pagar su traspaso.

Dicho lo cual, la conversación pendiente entre Florentino y su estrella se producirá. Pero con calma. Se dejará pasar esta semana y ya en la siguiente se puede dar ese encuentro. En el que solo una hecatombe, que ninguna de las dos partes desea, podía cambiar las cosas.

Y mientras esto sucede, el otro culebrón estival también se va aclarando. A día de hoy, M´Bappe está muy lejos del Bernabéu. El Madrid da por cerrado el asunto Cristiano Ronaldo y el luso seguirá vistiendo de blanco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce + Nueve =