Ha sido durante la rueda de prensa cuando ha saltado la sorpresa. Luis Enrique ha anunciado inesperadamente que piensa abandonar el FC Barcelona al final de temporada. “Es una decisión muy difícil para mí, muy meditada, muy pensada pero creo que tengo que ser fiel y justo a lo que pienso. En esta pretemporada tuve una reunión con Albert Soler y Robert Fernández en las que ya les adelantaba que había posibilidad de no renovar mi contrato. Me dijeron que no tuviera prisa para tomar la decisión. Ese momento ha llegado. Lo anuncio” ha comentado el entrenador blaugrana.

La decisión se relaciona con su deseo de descansar: “El motivo es que mi trabajo lo vivo haciendo una búsqueda de soluciones y eso me da poco descanso. Necesitaré descansar y ese es el principal motivo”. Fuentes internas del club ya venían advirtiendo que el entrenador asturiano y los jugadores se habían distanciado y no estaban de acuerdo con algunas decisiones. Como ejemplo, los pesos pesados del equipo catalán le habían pedido a Luis Enrique que no pusiese de forma tan continua a Sergi Roberto porque se podía lesionar, como así aconteció. Le pedían que tuviese más confianza con Aleix Vidal.

Algo esperado dentro del club

Según ha descubierto Josep María Minguella, en Tiempo de Juego de la cadena COPE, el club tenía claro que el entrenador no iba a continuar. Ha reconocido que el club le consultó sobre la posibilidad de seguir una “línea holandesa como Koeman”, una línea más interna con gente que se “haya formado en la casa” o “la vía sudamericana”. Estas palabras refuerzan los rumores que ya situaban cerca de la órbita blaugrana a Jorge Sampaoli, entrenador del Sevilla FC.

El presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, en declaraciones a BarçaTV, ha declarado que “solo cabe dar las gracias a Luis Enrique por el gran trabajo realizado y todos los títulos que ha hecho ganar al club”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − 9 =