Varapalo para la actriz Lucía Bosé desde su retiro castellano. Y es que la Fiscalía le pide dos años de prisión por apropiarse y vender un dibujo de Picasso que, en realidad, pertenecía a una empleada del hogar con la que convivió durante 50 años.

La Fiscalía Provincial de Madrid solicita dos años de prisión para la actriz Lucía Bosé por un delito de apropiación indebida tras vender en una subasta un dibujo de Picasso por un valor de 198.607 euros que, en realidad, pertenecía a una antigua empleada de hogar ya fallecida.

En su escrito de acusación la Fiscalía sostiene que Lucía Bosé mantuvo a su empleada doméstica Remedios T.M. conviviendo en su domicilio de Madrid durante cincuenta años hasta su fallecimiento el 5 de abril de 1999. Al ser su sitio de residencia, la empleada doméstica guardaba allí todas sus pertenencias entre las que se encontraba un dibujo de Pablo Ruiz Picasso, titulado “La Chumbera”, con dedicatoria del pintor en su parte posterior el 12-2-63 indicando “para Reme”.

La acusada sacó a subasta el dibujo el 25 de junio de 2008 que alcanzó un precio de 198.607 euros “no entregando dicho dinero a las herederas de Remedios al fallecimiento de ésta”. La Fiscalía reclama una indemnización por dicho importe en concepto de responsabilidad civil para las dos sobrinas de Remedios a quienes considera herederas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl contrato de relevo una propuesta sindical para reducir el paro juvenil
Artículo siguienteEl Defensor del Pueblo vuelve a dar un toque al Gobierno por los solicitantes de asilo
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dos =