El dato del número de avales recogidos por los tres candidatos ha demostrado que la militancia se ha movilizado en esta parte del proceso de primarias porque todos, los que más y los que menos, se sienten alineados con una de las dos opciones principales. Sin embargo, esta situación está mostrando la extrema división existente entre las dos visiones fundamentales de lo que tiene que ser el Partido Socialista del futuro, una división que llevará inevitablemente a la desaparición del PSOE de la primera línea de la escena política española.

Gane quien gane estas primarias los principales perdedores serán el socialismo y la izquierda española

Gane quien gane estas primarias los principales perdedores serán el socialismo y la izquierda española. En este proceso no va a haber ganadores. Todos van a ser vencidos por ellos mismos. Por tanto, estamos ante la escenificación del suicidio asistido de una organización centenaria que fue en su momento la impulsora de las reformas sociales que implementaron el Estado del Bienestar en nuestro país. Pero aquello ocurrió hace 35 años y la sociedad tiene unas necesidades muy distintas porque la situación socioeconómica ha dado un giro total, porque la socialdemocracia no ha sabido entender las consecuencias de ese cambio brusco de la realidad. A la ciudadanía ya no le basta con que se impulse un reparto justo de la riqueza dado que ese reparto ya no existe. La ciudadanía pide cosas que, en la actualidad, la socialdemocracia no está en condiciones de dar porque no han entendido nada de lo que está ocurriendo. Los efectos de esa ignorancia o de ese posicionamiento ideológico erróneo lo estamos viendo en los países de nuestro entorno cuyos ciudadanos han arrinconado a las opciones socialdemócratas a la irrelevancia. El PSOE, gane quien gane estas primarias, tomará el mismo camino porque ninguno de los tres candidatos es válido para afrontar los retos a los que se debería enfrentar un partido que se llama socialista pero que abandonó el socialismo desde que Felipe González adoptara los modelos del norte y el centro de Europa.

La ciudadanía pide cosas que, en la actualidad, la socialdemocracia no está en condiciones de dar

Con los datos de avales recogidos por los tres candidatos nos damos cuenta de que más del 65% de la militancia ha apoyado a Susana Díaz o a Pedro Sánchez y apenas un 6,5% a Patxi López. Está claro que sólo hay dos opciones para las bases, dos modelos de partido que son inválidos para afrontar los retos de la sociedad actual. Pero lo que es obvio es la tremenda fractura, la absoluta división en dos polos contrarios y la generación de dos bandos irreconciliables. En el PSOE ya no se habla de dos maneras de entender las discrepancias, se habla de enemigos. Los susanistas y los pedristas han iniciado una guerra que desintegrará al partido a partir del día 22 de mayo. Lo mismo que ocurrió en Pompeya con la erupción del Vesubio del año 79 d. C. El Partido Socialista quedará como un recuerdo, como un vestigio arqueológico.

Lo peor para el socialismo español no es la división heredada de los años de Secretaría General de Pedro Sánchez, una división propiciada con el único fin de apalancar al «líder» en el poder. Lo más sangrante es la más que probable escisión que se producirá el día siguiente a las primarias porque ningún bando se va a sentir perdedor ni va a soportar ver al otro tomando el poder, sobre todo por la gran cantidad de facturas que tanto Pedro como Susana van a pasar.

En el PSOE ya no hay discrepancias, hay enemigos

Tenemos división absoluta que derivará en una escisión, ya sea por arriba si gana Pedro Sánchez, ya sea por abajo si gana Susana Díaz. Nos podemos encontrar con un Secretario General sin aparato o a un aparato sin militantes. ¿Podría soportar esta situación un partido resquebrajado, fracturado y sin proyecto? Evidentemente, no. Estas primarias van a suponer el final del PSOE, el acta del recuento final se transformará en el acta de defunción. Estamos viviendo un momento histórico al asistir a los últimos días del Partido Socialista Obrero Español, una organización fundada en un mes de mayo y que se inmolará en un mes de mayo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. *Gane quien gane estas primarias los principales perdedores serán el socialismo y la izquierda española.*
    -Volvemos a cometer los mismos fallo que aùn no han permitido un verdadero cambio democratico y socialista en España.Seguir poniendo al PSOE como izquierda, es dividir el voto entre las personas que se sienten socialistas y progresistas.Por favor,dejen ya que muera tranquilo este engaño de partido,como es el PSOE de Felipe gonzalez y demàs derechistas engañabobos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − 9 =