Los españoles son los trabajadores que más por adquisitivo van a perder en el 2018, tras los ingleses e italianos, según un estudio de la organización nacional de los sindicatos ingleses y galeses, Trades Union Congress (TUC), que integra a 5,6 millones de trabajadores.

Tomando para su análisis las previsiones realizadas por los países de la OCDE, la TUC subraya que sólo los trabajadores españoles, italianos y británicos no obtendrán suficientes subidas salariales como para contrarrestar el aumento del coste de la vida, la inflación prevista, según informa La Celosía.

En el caso español, el estudio de esta organización sindical apunta a una pérdida del poder adquisitivo de una décima, mientras que para los italianos la eleva hasta 6 décimas y 7 en el caso de los ingleses.

Resulta insultante escuchar el evangelio de Rajoy y sus ministros cuando los asalariados españoles es muy posible que no recuperen la capacidad de compra que tenían antes de la crisis hasta 2025. Eso supondría una travesía del desierto de 17 años.

Los asalariados de los países del Este sí serán muy beneficiarios del notable momento económico que vive el bloque de la Unión Europea (y de sus fondos estructurales), y según las proyecciones de TUC, los de Hungría encabezarán la ganancia de poder adquisitivo nada menos que en un 4,9%, seguidos de los letones, polacos y checos, con un 4,1, 3,8 y 3.7% respectivamente.

La media de ganancia en la zona euro pronosticada es del 0,6%.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior“Un extraño viajero”
Artículo siguienteLos diputados de Junts per Catalunya se reúnen este viernes con Puigdemont en Bruselas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =