Los trabajadores del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM) han anunciado la convocatoria de huelga indefinida, a partir del 24 de marzo en todos sus centros y unidades ante el anuncio de la fusión entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela. Denuncian la privatización encubierta de este último y rechazan que se haga cargo una fundación privada del teatro lítico.

El Jueves 22 de marzo está prevista una concentración a las 12:30 h en el Ministerio de Educación, en Alcalá 34 y terminará en la sede de la Secretaría de Estado de Cultura en la Plaza del Rey.

La decisión ha de ir a la huelga indefinida, ha sido aprobada por unanimidad durante una asamblea en el propio Teatro de la Zarzuela, el pasado 14 de marzo. Los trabajadores al grito de “¡Público! ¡Público!”, denuncian que la fusión de los dos teatros es una maniobra encubierta para que los trabajadores de la calle Jovellanos dejen de ser públicos y pasen a una fundación privada.

En la asamblea los trabajadores han criticado abiertamente al secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo. Al que han acusado de mentir alevosamente y ha calificado de masacre para el personal, el plan previsto para la fusión. “Los servicios públicos no se deben privatizar. Si tocan a una nos tocan a todas. Unidad y acción es la respuesta“, han afirmado los representantes sindicales.

Los trabajadores del teatro Real, presentes en la asamblea de la Zarzuela, informaron, que la dirección del Real les recordó que en 1995 ya se creó un organismo que albergase al Real y a la Zarzuela, aunque en 1996 éste salió de ese régimen y así se ha mantenido durante estas dos décadas. La cúpula del Real ha asegurado que “no va a haber ningún cambio en el régimen laboral” y que ahora pretende retomar aquella idea en origen, aunque el comité de empresa no cree su palabra.

“Nos están mintiendo, nos están engañando y nos llevan donde ellos quieren”, ha denunciado una trabajadora de la Zarzuela, y ha alertado sobre lo sucedido con otros casos similares, como en el Ayuntamiento de Madrid con Madrid Destino, entidad que gestiona el Teatro Español y el Circo Price. “Aprendamos de los errores que hemos cometido en el pasado. Porque, una vez que pasas a la privada, garantías, ninguna”.

También, se ha denunciado la “dejación de funciones del Estado” en el mantenimiento de un servicio público, como es la protección de una manifestación artística de interés nacional, la zarzuela, “al igual que lo es la opéra-comique en Francia”. Y se ha ungido a que el Teatro de la Zarzuela “siga siendo de la población, y no del secretario de Estado de Cultura”. Lo que quieren los gestores del Real “es el edificio del Teatro de la Zarzuela, lo de dentro no les interesa”.

La huelga afectará al proceso de oposiciones en que se encuentran actualmente las unidades del INAEM, así como a la representación de Policías y ladrones, el primer estreno de absoluto de una zarzuela en el teatro que lleva su nombre desde 1981. La obra, escrita por Tomás Marco y con libreto de Álvaro del Amo tiene prevista su primera función para el 5 de abril.

La plataforma para salvar al teatro de la Zarzuela, denuncian su fusión con el Teatro Real, de gestión privada. Esta fusión va a traer consecuencias muy negativas para todos los amantes de la cultura y del arte, para los autores españoles y para los trabajadores del teatro.

Los ciudadanos normales ya no podremos permitirnos ir al Teatro de la Zarzuela. Solo se lo podrán permitir las élites. El Teatro de la Zarzuela ha sido, hasta ahora, de gestión pública. Por eso, los precios eran bastante asumibles por todos los ciudadanos. Una entrada normal en el Teatro de la Zarzuela ha costado hasta ahora en torno a 40€. Sin embargo, si la Zarzuela se fusiona con el Teatro Real, la gestión será privada y los precios pueden llegar a subir hasta un 200%. En la actualidad, el precio de una entrada normal en el Teatro Real gira en torno 210€.

Los autores españoles también se verán perjudicados. El hecho de que la gestión de la Zarzuela sea pública, implica un compromiso de estrenar obras de autores españoles y de recuperar alguna de las muchas obras históricas, como se ha hecho en los últimos años: Maruxa y La tempestad, con llenos absolutos esta temporada, son sólo dos ejemplos de todo lo hecho hasta ahora. Si la gestión pasa a ser privada, se perderá el compromiso de fomentar la cultura teatral y musical española, porque primará el resultado económico.

Los trabajadores de la Zarzuela vivirán condiciones más precarias. Una gran parte de la plantilla del teatro está compuesta por funcionarios. Con una gestión privada, sus condiciones laborales pueden cambiar, como cambiaron anteriormente las de los trabajadores del Teatro Real.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − trece =