Los dos titiriteros encarcelados esta semana por enaltecimiento al terrorismo, Raúl García y Alfonso Lázaro, han emitido un comunicado este domingo en el que aseguran que no pretendía aleccionar, ni ofender a nadie, y que solo se trataba de una obra de ficción.

“Con nuestra obra no pretendíamos aleccionar a nadie y mucho menos a los niños y niñas, sino tan sólo contar una historia de ficción que por desgracia tiene muchas similitudes con la realidad que nos ha tocado vivir estos días”, indican los dos titiriteros en su comunicado.

Además, vuelven a reiterar de que ya habían avisado de que le contenido de la obra no era para niños. “No pretendíamos ofender a nadie con nuestro espectáculo y por eso advertimos al público antes de comenzar de que los personajes realizaban actos atroces y violentos”, explican, quienes continúan reivindicando que nunca fue su intención enaltecer el terrorismo, ni incitar a la violencia o al odio.

También han querido resaltar que la obra era una sátira. “Con ella pretendíamos reflexionar sobre algunas situaciones, a nuestro juicio injustas e inmorales, que se dan hoy en día en nuestra sociedad. Y lo queríamos hacer, además, recuperando a don Cristóbal, ese oscuro personaje tradicional que rondó los teatrillos populares de este país hasta que llegó la guerra civil”.

Por último, alegan a la libertad de expresión: “esa libertad de expresión que creíamos que era un derecho fundamental, la misma que permite decir las cosas que al de al lado no le gustan, o no le apetece oír, o incluso le horroriza escuchar”.

Los dos titiriteros pasaron cinco días en prisión preventiva, acusados de un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo, por la representación de su obra La Bruja y Don Cristóbal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ocho − 7 =