Los máximos responsables de la lucha contra el pavoroso incendio que se inició a las 21.30 horas del sábado 24 de junio en un paraje de Mazagón, en Huelva, daban por hecho, apenas 24 horas después, que el fuego llegaría con toda probabilidad al Parque Nacional de Doñana, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera, según fuentes del entorno de Doñana consultadas por Diario16. Una serie de casualidades ambientales favorables y la toma de una serie de medidas acertadas por parte de los responsables contraincendios posibilitó finalmente que esta previsión se quedara sólo en una amenaza no consumada.

Sólo un enorme cortafuegos y la quema controlada sirvieron de freno para que las llamas no entraran en la Reserva de la Biosfera

Este miércoles, el consejero de Medio Ambiente de la Junta, José Fiscal, ha dado finalmente el dato concreto del número de hectáreas calcinadas por el fuego de Doñana: de un perímetro afectado por las llamas de 10.900 han quedado arrasadas exactamente 8.486 hectáreas de matorral y arbolado.

La otra gran preocupación del Infoca, dispositivo de prevención y lucha contra incendios de Andalucía, y de las autoridades políticas a nivel autonómico y nacional en ese primer día del fuego descontrolado fue la situación límite en la que se encontraba la pedanía turística de Matalascañas, perteneciente a Almonte y amenazada seriamente por las llamas, que se propagaban a gran rapidez en esa dirección y que obligó a las autoridades a cortar durante varias horas las comunicaciones por carretera, dejando atrapadas a más de 50.000 personas. Tanto es así que los numerosos turistas atrapados en este destino de veraneo se sintieron presas del pánico y se dirigieron directamente hacia la playa para refugiarse contra la amenaza real de las llamas, que el domingo se dirigían hacia allí sin control.

La presidenta andaluza agradece a los empleados de un supermercado que permanecieran abiertos en la zona.

El fuerte viento racheado de la zona era el gran enemigo a batir y los máximos dirigentes del Plan Infoca optaron por una medida extrema a la espera de que el viento amainara y ayudara en las tareas de extinción, que hasta ese momento, 24 horas después de iniciado el incendio, habían sido totalmente infructuosas.

Esta medida extrema fue realizar un enorme cortafuegos de unos cien metros de ancho, el doble de lo habitual, que impidiera el paso de las llamas. Este cortafuegos se decidió ubicar a unos cinco kilómetros del centro de cría en cautividad del lince ibérico de El Acebuche, enclavado en el Parque Natural, que a su vez está a solo cuatro kilómetros de la carretera que separa el Parque Natural del Parque Nacional.

Susana Díaz posa con algunos operarios del Plan Infoca en Doñana.

Al mismo tiempo, los técnicos del Infoca recibieron la orden de realizar quemas controladas de esta zona para contrarrestar el empuje y la fuerza del fuego. Esta decisión ha sido de vital importancia para que el fuego se haya quedado a sólo diez kilómetros de distancia de este paraje Patrimonio de la Humanidad, con centenares de especies naturales y un ecosistema único en el mundo.

Empleados del servicio de mantenimiento forestal de Doñana consultados por Diario16 aseguran que no se han realizado labores de adecentamiento en la totalidad de los cortafuegos existentes en esta zona protegida. La mayoría de ellos tiene unas dimensiones de 50 metros de ancho cada uno y las pasadas de grada para cortar la maleza se ha realizado a solo 15 metros de cada lado, por lo que quedan por limpiar todas las zonas centrales, unos 20 metros aproximadamente. De este modo, la efectividad real de estos cortafuegos queda muy en entredicho, según los expertos.

Este año no se han hecho los cortafuegos de la sierra de Huelva, denuncia un experto forestal

Otra queja de los operarios forestales es que la falta de medios para el mantenimiento de estos bosques se nota en que antes se daban hasta cuatro o cinco pasadas de grada y ahora no superan una o dos a lo sumo. “Cada años la inversión en cortafuegos de la Junta de Andalucía es menor”, afirma un empleado de Doñana consultado por este diario. Y añade un dato preocupante: este año no se han hecho los cortafuegos de la sierra de Huelva. “Es de vergüenza”, se lamenta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + ocho =