Después de que el congreso del SPD refrendara el pasado fin de semana que Martin Schulz inicia conversaciones con  Angela Merkel para establecer un pacto de Gobierno que tendrá que ser refrendado por la militancia socialista alemana,  el presidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y la Canciller encabezaron este lunes las delegaciones de sus respectivos partidos en la primera reunión de las negociaciones formales.

El presidente alemán, el socialista Frank Walter Steinmeier, advirtió hoy durante un acto en Hamburgo  que, al margen de los puntos en que los partidos puedan ponerse de acuerdo, “se siente que la gente, más de cuatro meses después de las elecciones, espera que se forme un Gobierno en Alemania”.

Sin embargo, hay factores que pueden dificultar la consecución de un acuerdo definitivo.

Así, el SPD ha dicho que necesita tiempo para definir su equipo negociador y Schulz, antes de entrar al encuentro de hoy, dijo que el objetivo era, ante todo, definir los próximos pasos a seguir.

Los socialistas alemanes tienen que llegar a un acuerdo atractivo para sus bases (440.000 militantes)  ya que  sin su respaldo no podría reeditarse el pacto. Schulz, en el Congreso del partido,  consiguió un ajustado apoyo del 56 % de los delegados a la apertura de negociaciones formales, pero podría ser insuficiente para la consulta a la militancia.

El SPD, añadió, asumirá las negociaciones “con el objetivo de formar un Gobierno que mejore la vida de la gente en Alemania, pero también que permita cumplir con las obligaciones internacionales del país y con su compromiso con la UE”.

Martin Schulz trabajará  para conseguir cambios e incorporar algunas de las propuestas socialdemócratas, sobre todo en políticas sociales, mientras para los conservadores las bases del principio de acuerdo firmado por las tres formaciones SPD, CDU-CSU son suficientes.

Además, dentro del SPD, los que no apoyaron en el Congreso la reedición del pacto con Angela Merkel, encabezados por el jefe de las Juventudes Socialdemócratas (JUSO), Kevin Kühnert, ya  han anunciado que seguirán con su campaña para que el partido pase a la oposición para regenerarse, tras haber tenido el peor resultado de su historia con el 20,5 % de los votos en las generales.

Sin embargo, la cúpula del partido considera que, después de que Merkel fracasase en su intento de formar una alianza tripartita con el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes –Pacto Jamaica-, la única alternativa a la gran coalición son nuevas elecciones, lo que en estos momentos podría ser nefasto para la agrupación.

Schulz ha advertido que las negociaciones serán “duras” y destacó que su objetivo es lograr un gobierno “estable” y “proeruopeo” que revitalice la UE, manifestando su compromiso para incluir en el acuerdo el mayor número posible de propuestas socialdemócratas.

Hay tres puntos concretos en los que el SPD aspira a lograr mejoras en el acuerdo que son la limitación de los contratos temporales de trabajo, la reforma del sistema de seguridad sanitaria y las reglas que restringe la reagrupación familiar para los refugiados.

En el 55 aniversario del Tratado del Elíseo, el acuerdo de amistad franco-alemán, Schulz subrayó la importancia de que los conservadores y socialdemócratas germanos ratificaran su apuesta por trabajar junto a París para revitalizar la UE.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =