El Congreso del SPD, celebrado este fin de semana en la ciudad alemana de  Boon, ha cordado reeditar la coalición con la conservadora CDU-CSU de Angela Merkel. A este efecto,  en las próximas semanas, sendas comisiones del SPD,  CDU y los conservadores bávaros de la CSU negociarán un programa de gobierno para los próximos cinco años, basados en   las líneas contenidas en el preacuerdo alcanzado hace escasos días entre las tres formaciones.

La influencia decisiva del Presidente de la República Federal alemana, el socialista, Frank-Walter Steinmeier es evidente en este acuerdo al igual que la de Emmanuel Macron, Presidente de Francia, que apostó desde el primer momento por un gobierno de coalición entre socialdemócratas y conservadores en Berlín.

Steinmeier no quería unas nuevas elecciones que certificarían, según sondeos, un nuevo ascenso de la ultraderecha alemana de la AfD. Un nuevo éxito electoral de esta formación sería especialmente preocupante porque,  en el último congreso, el sector más radical tomó el control del partido  desplazando a los líderes más moderados que en su mayoría han abandonado el partido.

Pero no se puede obviar en ningún momento que el factor decisivo que haría posible la reedición del pacto de los socialistas con Merkel,  a pesar de la repetida promesa en campaña del SPD de no repetir bajo ningún concepto una coalición de gobierno con Angela Merkel, sería la ratificación del pacto por parte de los militantes.

El apoyo a la postura defendida por Martin Schulz de repetir la coalición,  se debe a la influencia de Emmanuel Macron, el Presidente centrista  francés, que llamó en reiteradas ocasiones a Martin Schulz, para instarle a llegar a un acuerdo con Merkel. El motivo del interés del presidente francés, más allá de la preservación del eje franco-alemán como motor central de la UE, es que los socialdemócratas alemanes coinciden plenamente con su agenda de reformas de la zona euro y de las instituciones de la UE, al contrario que la otra opción, barajada inicialmente, “la coalición Jamaica” integrada por la CDU-CSU de Merkel, los imprevisibles verdes y los cada vez más euroescépticos liberales del FDP.

Para Macron, la entrada en el Gobierno de los euroescépticos liberales del FDP, que exigían las carteras de economía y exteriores, hubiese supuesto un golpe demoledor para su plan de refundación de la UE en clave europeísta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Estos del SPD no han perdido suficientes votos ya por su coalición que la CDU, que quieren repetirla para quedarse sin electores?. Ellos han cargado con la política de inmigración de Merkel, y han perdido. Van a reeditar esta política y engordar las filas de Alternativa por Alemania o ver a cambiar?. Ya pueden ponerse las pilas o se irán a pique.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 7 =