Los sindicatos Alternativa Sindical y la Asociación de Vigilantes Aeroportuarios de Barajas (AVA) han convocado una huelga de vigilantes de seguridad en el aeropuerto de Madrid Adolfo Suarez-Barajas desde el 24 de agosto al 3 de septiembre para exigir que se cumplan las condiciones laborales del convenio.

La reunión entre los sindicatos e Ilunion en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) del pasado viernes ha finalizado “sin acuerdo”, por lo que se mantiene la huelga anunciada entre el 24 de agosto y el 3 de septiembre.

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) ha mostrado su preocupación ante la convocatoria de huelga en el aeropuerto de Madrid Adolfo Suarez-Barajas a partir del 24 de agosto.

Los paros convocados por ambos sindicatos afectan a los trabajadores de Ilunion que prestan el servicio de seguridad en los puntos de control  del aeropuerto, entre las 05:00 y 14:00 horas.

Durante la reunión, que ha durado algo más de dos horas, la empresa ha insistido en que los complementos de los trabajadores son variables, pero el sindicato exige su cumplimiento, así como que se mantenga lo pactado con la anterior concesionaria de la seguridad en los filtros de control del aeropuerto madrileño. Un trabajo precarizado, principalmente femenino y mal remunerado desde hace décadas.

Ilunion presta servicios de seguridad, junto a la empresa Eulen, con una plantilla de entre 900 y 1.000 vigilantes, de los que Alternativa Sindical representa a un 20%. Aena adjudicó a dicha empresa el contrato de la inspección de pasajeros en los puntos de control de acceso a las instalaciones aeroportuarias de Barajas por más de 58,2 millones de euros el pasado mes de mayo.

El sindicato explica que Ilunion no está cumpliendo con los pluses de radioscopia, de rotación o productividad que el Ministerio de Fomento acordó con la patronal en una mesa de trabajo en septiembre del año pasado en la que se mejoraron las condiciones de los vigilantes.

El Alternativa Sindical apunta que, “al ser algo que se produce en otros aeropuertos”, no descartan que la huelga se extienda si “Fomento y Aena no dan una solución definitiva a esta situación”. Las otras empresas adjudicatarias, Trablisa y Segurisa, propiedad al 51% de Enaire, tampoco están cumpliendo el convenio, según el sindicato.

En declaraciones después de la reunión, el portavoz de este sindicato, Alberto García, ha afirmado que “los pluses varían en función de diversos factores, como la antigüedad o el puesto, y pueden alcanzar cifras de entre 250 o 300 euros al mes, pero se pactó con la anterior empresa adjudicataria (Prosegur) extenderlos a toda la plantilla”, ha dicho.

Los trabajadores exigen que las empresas adjudicatarias cumplan con los pluses como los de radioscopia, rotación o productividad acordados con la patronal y Fomento en una mesa de trabajo en septiembre del año pasado, y que se respete lo acordado con la anterior empresa.

García ha señalado que los representantes de Ilunion les han trasladado que “nunca más se sentarán a negociar con el comité de huelga del sindicato convocante de los paros”. Además, considera “insuficiente la propuesta presentada por la empresa que defiende que los pluses son variables y no aplicables a toda la plantilla”.

El portavoz del sindicato ha apuntado que todos los trabajadores de cualquier aeropuerto que dependan de Segurisa, Ilunion, Trablisa o ICTS están llamados a la huelga, como en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde Alternativa Sindical planea adherirse desde la sección estatal, y aunque allí son el sindicato mayoritario de Trablisa, la empresa concesionaria en Barcelona, no lo son en todo el aeropuerto.

El sindicato afirma que ya había advertido a Fomento de que esto ocurriría, dado que Aena, “en contra del ministerio y de la nueva ley de contratación pública, adjudicó el servicio de seguridad del principal aeropuerto de España por precio, siendo Ilunion quien presentó la oferta más baja“.

La asociación de vigilantes aeroportuarios AVA, que se ha sumado a la huelga convocada en Barajas por Alternativa, ha añadido que los trabajadores de Ilunion en los distintos aeropuertos de España “ya han empezado a reclamar judicialmente la falta de abonos de las mejoras señaladas”.

La Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de USO (FTSP-USO) ha presentado ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), como paso previo a presentar una denuncia ante la Audiencia Nacional, un conflicto colectivo para reclamar el pago de los pluses variables a los vigilantes de seguridad que prestan servicio en los aeropuertos dependientes de Aena.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =