Prueba de que los ricos también lloran es que Carrera y Carrera, la joyería de los ricos y aristócratas europeos nacida en España, acaba de entrar en concurso de acreedores.

Así, la joyería que impulsó la real pareja compuesta por Balduino y Fabiola de Bélgica está pasando por difíciles momentos y deja un reguero de deudas que superan los 15 millones de euros, principalmente con la banca, según auto dictado el pasado 28 de septiembre por el Juzgado de lo Mercantil  número 6 de Madrid. La Administración Concursal de Cristina Asensio ultima al cierre de esta edición el balance del activo y pasivo de la compañía, así como la relación de acreedores y proveedores afectados.

Los orígenes del negocio se remontan a Saturio Esteban Carrera, un joven nacido en las tierras del Arcipreste de Hita, que emigra a Madrid, para establecer un pequeño negocio de joyería en el llamado Barrio de las Letras. Desde su pequeño y sencillo taller, Saturio jamás imaginó que su legado llegaría a convertirse en una de las compañías líderes de la alta joyería a nivel mundial, y en un referente del gremio joyero español.

Su tradición joyera y un excepcional saber hacer hicieron de Carrera y Carrera una de las marcas de joyería de referencia a nivel internacional, reconocida como una de las 30 firmas de joyería más prestigiosas del mundo. Convirtiéndose en un icono del lujo por su estilo único, sus imaginativos diseños y sus magníficas joyas, donde el oro y las piedras preciosas cobraron vida.

Enlace real

Con motivo del enlace real entre el Rey Balduino I de Bélgica y la aristócrata española Fabiola de Mora y Aragón, según recuerda La Celosía, la familia Carrera recibe el encargo de labrar la tiara nupcial con piedras engastadas que lució la novia.

Una deuda de 15 millones de euros

Así, Carrera y Carrera entra poco a poco a formar parte de las preferencias de la aristocracia, la alta burguesía y la realeza de todo el mundo. La Reina doña Sofía se convierte en 1992 en madrina de la espectacular pieza ‘El Arca del Descubrimiento del Quinto Centenario’, creada por Manuel Carrera y artesanos orfebres de la firma.

En los 80, Carrera y Carrera entrega al presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, una escultura alegórica en plata y calcita, ‘El Rodeo’, expuesta en el Museo de la Casa Blanca.

La internacionalización de la marca continúa su desarrollo empezando a ser distribuida en Nueva York por Cellini en su tienda situada en el fabuloso hotel Waldorf-Astoria de Park Avenue.

 Carrera y Carrera lanza su nueva imagen apoyada en un slogan que resume a la perfección la filosofía de la marca: Start your Revolution. Almudena Fernández, una de las modelos españolas más internacionales, protagoniza la campaña de publicidad realizada en Nueva York.

Tras Estados Unidos y Japón, la firma desembarca en China. Carrera y Carrera era tras la entrada del capital ruso una de las firmas de joyería más prestigiosas en Rusia y mercados de Europa del Este.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEstrategias
Artículo siguienteAlerta en Galicia por la entrada de los restos del huracán Michael
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

4 Comentarios

  1. Todo culpa de las rusas oligofrénicas que compraron la empresa y la han llevado a la más absoluta ruina dejando por el camino los cadáveres de los trabajadores de toda la vida que quedan para ser ingresados en un hospital psiquiátrico tras aguantar años de maltratos psicólogicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =