El Estado dedicó, en 2014, el 15% del presupuesto sanitario público a contratar con el sector privado. Ese año se dedicaron 10.018 millones de euros a los conciertos con dicho sector que, aunque son un 6,3% menos que en 2011, suponen una cantidad superior a la de los recortes efectuados.

Desde 2005 hasta 2009, el gasto sanitario español creció en 22.044 millones de euros. Pero, a partir de ese ejercicio, la tendencia fue a la baja. Son los famosos recortes que tienen su mayor exponente en 2012, el año en que se hizo cargo del Gobierno el equipo del PP. Entonces, dicho gasto bajó de los 73.238 millones de 2011 a los 69.211 en dicho año.

El informe Sanidad privada, aportando valor: Análisis de la situación 2016, realizado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad señala que, en 2013, el 11,3 del gasto sanitario público acabó por revertir en el sector privado. El 2014, el gasto sanitario público fue de 66.826 millones mientras que la partida pública gestionada en los servicios privados fue de 10.018 millones.

Entre el presupuesto sanitario de 2009 y el de 2014 hay recorte del gasto público de 6.412 millones, mientras que las transferencias a las empresas privadas aumentaron hasta los 8.848 millones, cantidad en la que no se incluyen los conciertos firmados. Así pues, es de suponer que lo que se dejó de invertir en un sector, los famosos recortes, pasaron a engrosar la cuenta de las empresas privadas del sector.

En las comunidades autónomas con competencia en la materia señalan que tal desfase se produjo como consecuencia, por un lado, de la gestión privada de los centros públicos, y, por otra, los convenios firmados mediante los cuales, los integrantes de las listas de espera  pueden optar por ser asistidos por la medicina privada.

A pesar de tales justificaciones, se observa en el informe del Instituto Para el Desarrollo e Integración de la Sanidad que las personas que han suscrito un seguro privado han aumentado hasta alcanzar los 9,3 millones en 2015. Catalunya, Madrid y Baleares son los territorios que experimentan un mayor crecimiento de este tipo de asistencias. Las largas listas de espera y el deterioro de la calidad en la sanidad pública son los factores que han llevado a esta población a la asistencia sanitaria privada.

Por su parte, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad destaca, en su último informe, que el porcentaje de gasto sanitario sobre el Producto Interior Bruto ha pasado del 6,7% en 2009 al 5,8% en 2015. Dicha asociación destaca como las circunstancias más características de la legislatura de Rajoy, el copago, las desigualdades entre comunidades autónomas, y la exclusión sanitaria. Este influyente colectivo suspende a los populares en su gestión sanitaria. Y dicen, además, que no vale el argumento de que este servicio ha sido transferido a las autonomías. Se recuerda que durante esa legislatura, casi todos los gobiernos regionales estuvieron en manos de la derecha.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 15 =