Si hasta ahora aparecía como un candidato casi desconocido, ha bastado con sacar a la palestra un escándalo de corrupción por malversación de fondos públicos para que toda la prensa internacional se haga eco de quién es realmente François Fillon, el candidato conservador a las presidenciales francesas del próximo 23 de abril. Pero no contento con haberle creado un empleo falso de asistente parlamentaria a su mujer Penelope y dos falsos empleos a sus dos hijos en el seno del partido, el presunto caradura que, en un principio, se definía a sí mismo como alguien « honesto » y « honorable » y que ahora ha sido llamado a declarar por la justicia, pretende hacerle creer a sus conciudadanos que se siente “víctima de un asesinato político”. Víctima, dice.

Precisamente unas semanas antes de la campaña electoral el candidato afirmaba a bombo y platillo que “lo único que me haría retirarme de mi candidatura sería que se me atribuyera un delito”. Ahí queda eso. Unas semanas después y con un escándalo que poco a poco lo está dejando solo en el seno de su partido (por ahora son ya casi sesenta los políticos, incluido Bruno Le Maire, el responsable de Asuntos Internacionales de su campaña, los que lo abandonan, le dan la espalda y lo invitan a renunciar) no solo no se retira, sino que se repite con el mismo brío y ritmo del estribillo de una canción del Dúo Dinámico, el siguiente mantra: “no cederé, no me rendiré, no renunciaré”. Con el mismo orgullo del que no ha roto un plato en su vida. Y con el mismo talante con el que un cuñado cualquiera se aventura hacia la vida después de librarse como por arte de magia de 9 años de cárcel y una fianza millonaria. Igualito. Con la cabeza bien alta, Fillon ha decidido proseguir su carrera al Eliseo echándole fuerza, valor, coraje y mucha poca vergüenza.

Otra que tampoco se libra de los azotes de la justicia es la mayormente conocida como “Trumpette”, o lo que es lo mismo, la que tiene todas las papeletas para ganar las próximas elecciones en Francia, la ultraderechista Marine Le Pen. A ella también la persiguen por haber beneficiado a unos cuantos allegados (entre ellos a su guardaespaldas) con unos supuestos empleos ficticios, casualmente, también de asistentes parlamentarios. Se le atribuyen unos 300.000€ de deuda con el Parlamente Europeo por dichos trabajos falsos, pero la Trumpette se defiende diciendo que “en plena campaña no es momento oportuno para ocuparse de esos asuntos” y se agarra como un clavo ardiendo a su inmunidad parlamentaria. Sin embargo, y por alguna misteriosa razón, frente a este caso de corrupción existe una escasa cobertura mediática. Algo así como si la violencia ética de Le Pen se difuminara entre el affaire Fillon. Como si los escándalos fueran asunto de otros. En cualquier caso, nada parece enturbiar la campaña de la rubia del Front National.

A todo esto, y en medio del asombro, el corresponsal sueco en París, Magnus Falkehed manifiesta su desconcierto ante tal suceso asegurando que en Suecia cualquier altercado de esta magnitud resultaría imposible. Primero, porque cualquier ciudadano tiene acceso al control de las cuentas públicas, y segundo, porque en caso de que pudiera suceder algo similar, el imputado dimite voluntaria y automáticamente en las horas sucesivas al escándalo. Tal fue el caso de Mona Sahlin, una ex-viceprimera ministra sueca, que en los años 90 compró con la tarjeta de crédito del gobierno  dos chocolatinas y un vestido. Los 35 euros que le costó todo aquello fueron suficientes para levantar la indignación de todo el pueblo sueco. Inmediatamente la señora Sahlin devolvió los 35 euros y dimitió sin pensárselo dos veces.

Y yo, ante esta interminable sucesión de “destapes” políticos, me pregunto ¿qué virus habrá dejado tontos a todos los que no viven en Suecia? ¿qué clase de falsa democracia permite que una degenerada clase política deambule a sus anchas sin cumplir condenas y sin devolver fianzas? ¿estaremos afectados casi todos por una memoria a corto plazo o una amnesia temporal?

Porque una cosa es que, fuera de Suecia, las cuentas públicas no sean tan transparentes, y otra muy diferente es que una vez estalla la desvergüenza y la inmoralidad, la Justicia se haga la sueca, y echemos a la “víctima” al saco de los corruptos con toda la resignación que el cielo nos ha dado y ¡hale! A seguir p’alante.

Sin consecuencias éticas, ni morales, ni físicas, ni económicas, automáticamente se legitima el robo,  la estafa y el fraude. A ojos de todos, cualquiera diría que uno puede un día levantarse, desayunar, atracar un banco, volver a su casa con el botín y celebrarlo por todo lo alto como si fuera un triunfo, con la seguridad de que nadie nos va a denunciar. Y, ¿quién sabe?, con la esperanza de que un día hasta puedas llegar a ser Presidente de tu país.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLecciones del ‘bus de la libertad’
Artículo siguienteLo exótico de volar
Llegué al mundo un mediodía de invierno, en Elche, bajo el signo de piscis y ayudada por una ventosa, que despertó en mí las ganas de llorar. Fui una niña tranquila, callada, obediente, estudiosa, de timidez enfermiza. Y llorona, muy llorona, porque la genética desarrolló en mí una sobredosis de sensibilidad. Prefería observar y escuchar a hablar. Al volver del cole veía Barrio Sésamo y nunca me quedé al comedor. De pequeña leía los poemas de Gloria Fuertes y pasé todos los veranos en La Unión, en compañía de un abuelo que criaba jilgueros, una abuela muy coqueta que me contaba secretos familiares y una tía soltera muy muy sabia. Mis padres me educaron en los valores de humildad y respeto. Respeto a todo el que tuviera en frente sea quien fuere. Mi asignatura favorita en el instituto era Literatura, y gracias a la poesía y a mi profesor descubrí lo que era el amor, la vida, la muerte, el paso del tiempo y hasta los placeres prohibidos. Pero lo que siempre me acompañó fue el realismo mágico. A los 18 años el ansia de libertad me llevó a Madrid a estudiar Periodismo y a partir de allí empecé a volar. Un día de primavera, un sabio argentino me predijo en el Retiro que lo mío era comunicar, que viajaría mucho por el mundo, que era una mujer de mar y que al final volvería a mi elemento. Y así se hizo. Pertenezco a la generación ERASMUS. Estudié italiano cuando todos querían saber inglés y me fui a vivir a Roma, cuando todos buscaban un lugar en el Reino Unido. Pertenezco también a la generación precaria. Durante unos cuantos veranos, y algún invierno más, me explotaron como becaria en numerosos medios de comunicación, pero como yo no era consciente de que me explotaban, pues me lo pasaba bien delante del micrófono y escribiendo. Hacía crónicas muy locales en la CADENA SER de Elche, trabajé en Diario INFORMACIÓN y toqué fondo en un diario gratuito de cuyo nombre no quiero acordarme. De allí salí escopetada hacia Francia, para trabajar en Comunicación y Relaciones Internacionales, y después de tres años de puturrú de fuá, me planté en Bruselas. Allí estuve trabajando cinco años en la Comisión Europea, un lugar en el que te pagan mucho por no hacer nada. Pero como allí dentro los días dan mucho para pensar y aquella jaula de oro tampoco me convencía, concluí que si verdaderamente quería hacer algo para ayudar a la humanidad, había que empezar por la Educación. Y como los astros y aquel sabio argentino no se equivocaban, la vida me devolvió al Mediterráneo, donde vivo ahora, un pueblo del sur de Francia, en el que aprovecho mis clases como profesora de español para despertar el sentido crítico en unos adolescentes que andan cada vez más perdidos. Así que soy de todas partes y de ninguna. Un ser sin una identidad declarada, pero con una vocación de madre innata que sueña con dejarle a sus hijas un mundo mejor. Porque no, a España no quiero volver.

2 Comentarios

  1. No vivo en Suecia pero mi familia lleva 11 años padeciendo una tortura por el comportamiento de los diferentes estamentos suecos. Según la policía de Estocolmo hace 11 años apareció un cadáver flotando en aguas de Estocolmo, no sabemos causa de fallecimiento (dicen que murió ahogado porque apareció en el agua pero sus pulmones eran normales), dicen que se tiró de un buque procedente de Oslo pero no tenía billetes, testigos, dinero,…. Lo peor de todo es que la Fiscalia de la Audiencia nacional ha solicitado la exhumación del cadáver porque no existe documento alguno que acredite que el cadáver que nos entregaron es el de mi hermano Miguel Angel Martínez Santamaría (no existen fotografias, no nos permitieron identificarlo, no hicieron prueba de ADN, no estuvo presente en el levantamiento del cadaver juez ni forense,…..) y una segunda autopsia dictaminó que había llegado sin corazón. En fin, así es el buen hacer de la modélica Suecia, ah y se me olvidaba, no permiten denunciarlo, en Suecia no se puede denunciar a la policía. Esta es mi historia, bueno parte de ella https://martinezsantamaria.wordpress.com/

  2. Lo siento mucho Blanca; esa historia es terrible. Pero tienes que contarlo. Esas cosas se tienen que saber. Hay que denunciar todos los tejemanejes que cada país oculta, si no, no avanzamos. Gracias por compartir tu historia. Sigamos luchando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 6 =