El Índice de Precios al Consumo (IPC) disminuyó en julio un 0,6% en tasa interanual, caída inferior en dos décimas a la de junio, según cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta tasa coincide con la adelantada por el INE a finales del mes pasado. La moderación en la caída del IPC ha descansado, principalmente, en la aceleración de los precios de la alimentación no elaborada, si bien los servicios y los bienes industriales no energéticos (BINE) también han contribuido a dicha evolución. En tasa intermensual, el IPC general ha disminuido un 0,7% en julio, debido en gran medida a factores estacionales relacionados con las rebajas de verano en vestido y calzado.

Los precios de los productos energéticos registraron en julio una caída interanual del 12%, superior en tres décimas a la de junio (-11,7%). Esta ligera desaceleración se explica por la evolución de los precios de la electricidad, que acentuaron el ritmo de caída 1,4 puntos, hasta el -14,9%, mientras que la partida de combustibles y carburantes anotó una tasa del -11,1%, similar a la del mes previo (-11,2%).

Inflación

La inflación de la alimentación se situó en julio en el 2,3%, nueve décimas superior a la del mes previo, debido al repunte de los precios de los alimentos no elaborados, cuya tasa se incrementó 3,4 puntos, hasta el 5,7%. Dicha aceleración responde, en gran medida, al fuerte incremento de los precios de las frutas frescas (14,4%) y de las legumbres y hortalizas frescas (9,3%). Por el contrario, el ritmo de aumento de los precios de la alimentación elaborada se moderó ligeramente en julio, dos décimas hasta el 0,8%, debido en gran medida a la evolución del precio de los aceites, que registraron una tasa interanual del 10,5%, inferior en 3,3 puntos a la de junio.

La inflación subyacente (excluye los elementos más volátiles del IPC, alimentación fresca y energía) se incrementó en julio una décima, hasta el 0,7%, como consecuencia de la aceleración de los precios de los BINE (una décima hasta el 0,4%) y de servicios (dos décimas hasta el 0,9%). Destaca dentro de este último grupo el incremento de los precios de viajes organizados (0,7% interanual), tras el descenso próximo al 5% del mes previo.

En términos intermensuales, el IPC disminuyó en julio el 0,7%, caída inferior en dos décimas a la del mismo mes de 2015. La evolución menos contractiva del IPC se debe al incremento de los precios de los alimentos (0,6% intermensual), frente al descenso del 0,3% registrado un año antes. También los servicios han contribuido a moderar la intensidad de caída, registrando una tasa intermensual del 0,7%, superior en una décima a la de julio del pasado año. Los restantes componentes del IPC general registraron en julio tasas intermensuales menores o iguales a las de un año antes. Los precios de los BINE descendieron un 3,9% intermensual, al igual que en julio del pasado ejercicio, y los de los productos energéticos se redujeron un 1%, cuatro décimas más que un año antes.

Dentro del grupo de alimentación, los precios de los alimentos no elaborados aumentaron un 2,1% intermensual en julio, frente al descenso del 1,3% del mismo mes de 2015, mientras que los de los alimentos elaborados descendieron ligeramente (-0,1%), tras el incremento de igual magnitud de un año antes. Destaca, dentro de la alimentación no elaborada, el repunte de los precios de las frutas frescas (5,2% en julio de este año frente al descenso del 2,4% de julio de 2015).

IPC

La tasa interanual del IPC ha aumentado en julio en todas las comunidades autónomas, excepto en La Rioja, donde se ha mantenido estable. Registraron tasas inferiores a la media nacional ocho de ellas, correspondiendo las menores a La Rioja (-1%), Castilla-La Mancha y Castilla y León (-0,9% ambas). Andalucía, Madrid y Murcia registraron la misma tasa que el IPC nacional (-0,6%). Entre las comunidades con tasas superiores a la media nacional, las mayores las registraron Navarra (-0,3%) y Cataluña y País Vasco (-0,4% ambos). La tasa interanual del IPC a impuestos constantes se situó en julio en el -0,6%, al igual que la del IPC general.

El INE ha publicado también el IPC armonizado (IPCA) correspondiente al mes de julio, cuya tasa anual se sitúa en el -0,7%, superior en dos décimas a la del mes anterior. Si se compara con la adelantada por Eurostat para el conjunto de la zona euro en dicho mes (0,2%), el diferencial de inflación favorable a España se reduce una décima, hasta situarse en 0,9 puntos porcentuales.

En resumen, el IPC moderó en julio el ritmo de caída interanual por tercer mes consecutivo, debido a la aceleración de los precios de los alimentos no elaborados y, en menor medida, de servicios y de BINE. La inflación subyacente se ha incrementado una décima, hasta el 0,7%, y el diferencial de inflación favorable a España frente a la zona euro se mantiene próximo a un punto porcentual, con los consiguientes efectos favorables sobre la competitividad y sobre las exportaciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 7 =