El escándalo del tráfico de influencias para conseguir títulos universitarios por un mínimo o nulo esfuerzo académico terminará en tablas -como parece que ha decidido la Fiscalía del Tribunal Supremo en el caso del presidente del PP, Pablo Casado, – para los políticos. Si se utiliza para todos la misma vara de medir, Cristina Cifuentes, ex presidenta de la Comunidad de Madrid, y la ex ministra de Sanidad, Carmen Montón.

Sin embargo, la Universidad española, como institución, queda herida en su prestigio tras quedar de manifiesto la facilidad, al menos, de la Juan Carlos I para conceder másteres a políticos influyentes.

Lo cierto es que es un secreto a voces en provincias el cómo desde algunas universidades, a través de la facultad correspondiente, se ha ayudado a mejorar el curriculum o acabar la carrera a determinados políticos que llevaban años para terminar sus estudios universitarios.

Claro ejemplo del tiempo ilimitado en conseguir acabar la carrera de Derecho fue el hoy alcalde de Salamanca

Claro ejemplo del tiempo ilimitado en conseguir acabar la carrera de Derecho fue el hoy alcalde de Salamanca, y quien aspira por el PP a presidir la Junta de Castilla y León en las próximas elecciones autonómicas de 2019. Sin embargo, es un secreto a voces en la rumorología en la ciudad que necesitó ayuda de algún profesor para conseguir aprobar asignaturas que se le habían atragantado.

Por el momento, tan sólo la socialista Montón ha dimitido por las supuestas facilidades para hacer un máster de la Juan Carlos I. Algo que ha negado hasta el mismo momento de su dimisión.

Porque la popular Cifuentes, y quien parecía una seria alternativa para sustituir en un futuro a Mariano Rajoy antes de su caída con la moción de censura tras la sentencia del caso Gürtel, no dimitió realmente por el escándalo del máster, sino por las imágenes -se cree que lanzadas a los medios por el entorno de Esperanza Aguirre- del hurto por unas cremas en un supermercado.

Será difícil que el Supremo, a quien es aforada, se atreva a condenar a cualquier otro político tras aconsejar al tribunal que archive el caso de Pablo Casado.

Serán, sin embargo, los tribunales ordinarios quienes juzguen a Carmen Montón.

Por otra parte, el líder de Ciudadanos tampoco parece que pagará factura alguna por hinchar su curriculum.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. “Sin embargo, la Universidad española, como institución, queda herida en su prestigio tras quedar de manifiesto la facilidad, al menos, de la Juan Carlos I para conceder másteres a políticos influyentes.”
    Este es uno de los párrafos de su artículo, Sra. Pintor Sánchez-Ocaña.
    Y yo le pregunto, solo la Universidad queda herida ? Qué será de los procedimientos incoados por la Sra. Jueza que investiga los casos de los compañeros de la Sra. Cifuentes y del Sr. Casado, con la conformidad y apoyo de la fiscalía ? Algún ciudadano puede entender algo ?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − seis =