El bando soberanista tiene claro que la huelga que hoy se celebra en Cataluña tiene que ser masiva para demostrar a España que son todos los catalanes los que condenan la brutal intervención de algunos agentes en el pasado 1-O. 

Por ello, los piquetes y cortes de carretera impiden que las personas puedan acudir a su puesto de trabajo, nadie quiere problemas y la sensación es de paro absoluto y masiva. Nadie lo dudaba, pero una vez más el Gobierno de España no sabe cómo afrontar esta situación.

Mientras en Barcelona, las personas que se manifestaban ante la sede del PP ya se encuentran en la concentración de plaza Universittat en esta jornada de huelga general en Cataluña.

Más de un millar de ciudadanos se han concentrado este martes ante las puertas del colegio Ramon Llull, donde el domingo las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desalojaron por la fuerza a vecinos que protegían el centro para poder votar en el referéndum de 1 de octubre.

Agricultores de Lleida cortan carreteras y se concentran en las plazas de sus pueblos para apoyar la huelga general convocada por la Taula per la Democràcia en respuesta a las cargas policiales durante el referéndum del 1-O, con lo que la AP-7 está cortada a la altura de les Borges Blanques en los dos sentidos.

El coordinador de Unió de Pagesos en Lleida, Jaume Pedrós, ha explicado a Europa Press que en su pueblo, Linyola, los agricultores han llevado todos los tractores a la plaza. Ha añadido que la consigna es no cortar y estar a las 18.00 horas en la capital de cada comarca: “La idea es organizar una marcha a primera hora de la tarde para llegar a las capitales y hacer concentración unitaria con la gente que va en coches”, ha finalizado.

El paro general convocado este 3 octubre en Catalunya ha afectado parcialmente a una línea de producción de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, mientras que no está alterando la actividad en la planta de Seat en Martorell.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUrnas, democracia y manipulación
Artículo siguienteEl Alzheimer, la enfermedad del olvido
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

7 Comentarios

  1. Vivo en Cataluña, soy catalán de adopción, y me avergüenzo de cómo un pueblo estupendo hace la ola a un impresentable como Puigdemont.
    Soy español y me avergüenzo de Mariano Rajoy.
    Es compatible

  2. Dicen mis colegas catalanes que si no parabas hoy caías en desgracia para siempre. Pues vale! lo de siempre, En Madrid también pasa…

  3. Han paralizado Cataluña unos políticos mediocres pero que han sabido llegar al sentimiento de sus gentes. Aprende Rajoy chato!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 5 =