Los pensionistas cobrarán los atrasos de la subida de las pensiones el 27 de Julio, recogida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2018, así lo ha anunciado la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo. Su objetivo es lograr el equilibrio presupuestario antes de que se jubilen las generaciones del ‘baby boom’

La entrada en vigor de esta subida es con efectos retroactivos al 1 de enero de 2018.

Para una pensión media de 937 euros mensuales, el jubilado va a percibir cerca de 90 euros de una sola vez. Para el caso de un pensionista con 65 años que perciba una nómina de 607 euros mensuales el alza será de algo más de cien.

Medio millón de viudas se beneficiarán del aumento de la base reguladora desde el 52% hasta el 56%. Las prestaciones aumentarán un 2%, lo que supondrá que medio millón de personas cobrarán 450 euros más al año como media. Valerio ha señalado que se está trabajando en el abono con efectos a partir del 1 de agosto.

Magdalena Valerio mejorará la acción protectora de la Seguridad Social para los colectivos más vulnerables como “mujeres, temporales o becarios, para que lleguen a la edad de jubilación con una mejor carrera de cotización, y se extenderá la acción protectora a las cuidadoras no profesionales de personas en situación de dependencia y que se igualará la cotización de los contratos temporales y fijos.

La ministra ha afirmado que se posibilitará la firma de convenios especiales con trabajadores que han visto disminuidas sus carreras de cotización durante la crisis. También ha anunciado la restitución del subsidio de desempleo para mayores de 52 años que han agotado todas las prestaciones, que el Gobierno del PP restringió a los mayores de 55 años y condicionó a las rentas familiares en lugar de a las personales.

El Gobierno acelerará la integración completa del régimen de empleadas del hogar en el régimen general y mejorará la prestación por cese de actividad de los autónomos, que pagan por este concepto en cuotas cuatro veces más de lo que perciben luego en prestaciones.

La ministra ha afirmado que se buscarán alternativas por el lado de los ingresos, para financiar a la Seguridad Social, ya que recurrir a préstamos del Tesoro, como se ha hecho este año y el anterior, es una “solución cortoplacista que a la larga solo agrava el problema”.

Valerio ha dicho que la Seguridad Social “no debe asumir gastos impropios como los asociados a la gestión del sistema, ni renunciar a ingresos que le corresponden, como los derivados de la reducción de cotizaciones y tarifas planas que deberían financiarse vía presupuestos”.

Entre las cifras que ha aportado la Ministra de Trabajo, ha afirmado que entre 2012 y 2017 la Seguridad Social ha dejado de ingresar 8.093 millones por reducciones de cuotas y que solo en 2017 esa merma se elevó a 1.644 millones. La mejora de los ingresos ha de servir para asegurar que las legiones futuras de pensionistas nacidos durante los años del “baby boom” (años 60 y 70) tengan garantizada su pensión.

Tenemos la obligación de equilibrar el sistema hacia 2022 o 2023 para tener un sistema saneado para el baby boom” –donde se ha incluido ella misma-, ha dicho la ministra, que ha subrayado que para 2050 habrá más de 14 millones de pensionistas, unos 5 millones más que en la actualidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + diecisiete =