• Los operadores recurrieron la Tasa de Utilización Privativa o Aprovechamientos Especiales del Suelo, Subsuelo o Vuelo de la Vía Pública, cuyo pago quedó suspendido hasta ahora
  • El TS ha fallado a favor del Ayuntamiento declarando conforme a derecho el artículo 5 de la Ordenanza Fiscal que regula este tributo
  • Son algo más de 11 millones anuales, a los que hay que sumar los intereses de demora, aún por calcular
  • La Agencia Tributaria empezará a recaudar la tasa este mismo año entre los operadores de telefonía móvil
  • La resolución del Alto Tribunal viene a poner fin a casi una década de litigio sobre el método de cuantificación de los aprovechamientos que permiten la prestación de los servicios móviles

Los operadores de telefonía móvil tendrán que pagar al Ayuntamiento de Madrid 33,7 millones de euros correspondientes a la Tasa de Utilización Privativa o Aprovechamientos Especiales del Suelo, Subsuelo o Vuelo de la Vía Pública durante los ejercicios 2013, 2014 y 2015. Los operadores recurrieron este tributo y el cobro del mismo quedó suspendido y avalado durante los tres últimos años.

Ahora, la sentencia 1150/2016, de 20 de mayo, dictada por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, ha estimado el recurso de casación interpuesto por el Ayuntamiento contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 2014, y declara conforme a derecho el artículo 5 de la Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa por Utilización Privativa o Aprovechamientos Especiales constituidos en el Suelo, Subsuelo o Vuelo de la Vía Pública a favor de Empresas Explotadoras de Servicios de Telefonía Móvil.

Son algo más de 11 millones anuales que, por tres años de impago de la tasa, arrojan una deuda de 33,7 millones de euros a los que hay que sumar los intereses de demora, pendientes de calcular aún por la Agencia Tributaria de Madrid. Y a partir de este año el Consistorio empezará a recaudar dicha tasa a los operadores de telefonía móvil.

 Fin a casi una década de litigios

La resolución del Alto Tribunal viene a poner fin a casi una década de litigio sobre el método de cuantificación de los aprovechamientos que permiten la prestación de los servicios móviles, consagrando el primer modelo que, tras la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 12 de julio de 2012, logra conciliar las exigencias de la normativa interna –arts. 24 y 25 del Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales– y los límites impuestos por el conjunto de Directivas Comunitarias en materia de Telecomunicaciones.

En definitiva, el Tribunal Supremo afirma en su sentencia que el Ayuntamiento de Madrid ha acudido a un método transparente, objetivo, proporcionado y no discriminatorio de cuantificación.

La relevancia del dictamen trasciende los intereses propios de esta Corporación, por cuanto clarifica la doctrina del Tribunal Supremo en la materia, desarrollando criterios interpretativos en relación a los principios fijados en el art. 13 de la Directiva 2002/20/CE, de 7 de marzo, Directiva autorización, circunstancia que redundará en beneficio de las Haciendas Locales en general./

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 17 =