Decía Miriam Makeba que el secreto de su música era someter al discurso político dominante, un espacio lingüístico de ruptura con el Poder Blanco. Esto ocurrió, tras la conferencia de Durban 2001, los negros e indígenas liderados por Rigoberta Menchu pasamos de de color africanossubsharianos y afrodescendientes  con el objetivo de la reparación por siglos de esclavitud. Esto asustó al poder blanco de las países de la UE pusieron en marcha lo que Omali Yehsitela llamó White power in the black face. Recuperación de lideres negros moderados como Baraka Obama en EEUU o  Berril Ybiekman en Holanda, y a través de ellos  comenzaron a deconstruir  el espacio lingüístico y atacar en Movimiento usando a los mismos negros que habían llegado a las instituciones impulsados por el movimiento de la reparación. Ejemplos son en Francia la expulsión de Kemei Seba, los atentados en Lisboa contra la Plataforma Guetto, y en España la actuación de Ignacio Sola al frente del ministerio de Sanidad. Este marco procesal es al que parece habernos llevado a la folklorizacion del lenguaje político negro cuya máxima expresión es el concepto racializados,tan popularizado por la prensa progre blanca y los negros de la casa.

El otro día  Kalou Mandela y yo nos quedamos blancos cuando un hermano senegalés, blanco como el tizón o como dicen en Malabo “contact”, se nos presentó: “hola soy Mamadou y soy afrodescendiente senegalés “; la carcajada fue de órdago aunque no nos prodigamos mucho no fuera ser que el brother con la piel tan fina, cuando se trata de otro negro, se mosqueara y nos acusara de homofobo, españolistas, toreristas,machista u obianguemista, en fin cualquier tipo de ista. Ayer durante la manifestación contra el racismo, las jóvenes negras “Angela Davis” gritaban racializados, el profesor Justo Bolekia me preguntó con ese acento de Baney, ¿ Oye tu pamue, que demonios es esa palabreja?: paré a un hermana afroespañola mulata (mula+toro) que lo gritaba puño en alto con la misma fuerza que Anton Reixa y Negu Gorriak, cantaban en su día todos somos Malcolm X. Me dijo que no sabía pero que es el término de moda. Ante el estupor y lo contundente de la respuesta busqué la mirada cómplice de la activista Sonia Vihoba de Riwata. A lo que le siguió un: ¡¡kíe chico!!! del rapero Mista Black, a quien Mateo Nzambi respondió: ¿Por qué a los negros nos encanta la moda de asumir y consumir teorías absurdas y abstractas de otros en júpiter y que además carecen de un mínimo fundamento, ni aporte real al proyecto de liberación y unidad, prometido por un negrito gordito y bajito procedente de Kingston Jamaica?

Sin embargo esta dispersión temática se produce en un momento en que crece el racismo en todo el planeta con victorias como Jair Bolsonaro  en Brasil. Esto no es nuevo,  que nadie se engañe el fascismo y genocidio siempre existió para los negros con Lula, solo que ahora se repartirá un poco la carga, solo un poco.  Dos mujeres, Assata y Winnie Mandela lo explican muy bien en sus autobiografías y relaciones de pareja (editado en lengua catalana) históricamente el auge del conflicto político negro suele traducirse en la crisis de las élites negras y ha supuesto que los negros de la casa en concubinato con jipíes de turno, buscan compulsivamente robarles a las masas negras del campo la narrativa que da miedo al amo y sustituirla por un relato difuso pero agradable o por lo menos que no moleste al amo, buscando que la cuestión negra revolucionaria , es decir cimarrona: lucha contra la esclavitud, colonialismo, Apartheid  y su relación con la opresión del presente : inmigración, deje de ser un conflicto y se convierta en una narrativa de fiesta continua, frente a la revolución permanente repleta de incertidumbre o rodeada de jóvenes provenientes de familias burguesas acomodadas y cuyas tendencias pop se relacionan con su esteticismo hedonista. ¿Y tu porque eres negro? Se preguntan. No es una interpelación dirigida a Django de Tarantino ni siquiera al llamado sujeto racializado sino a Brad Pitt en 12 años de esclavitud, es decir al poder blanco consumista de buen rollo que es al que los negros de la casa pretenden seducir.

Desde esta narrativa del éxito el mensaje es muy claro: Nunca quisimos ser negros pero finalmente al ser rechazados por el amo, descubrimos que ser negro está de moda y da beneficios. Hemos llegado a un estadio de plenitud y fama, y en asamblea democrática y horizontal, hemos matado el Movimiento Negro, y desde hoy anunciamos que este ya no es antisistema ni  marginal, sino que aquí caben tod@s, es más, muchos desean adherirse. Aquí el fenómeno del negro de Banyoles se homogeneiza y se trastoca en un objeto consumible. El siguiente paso es la difusión masiva con el festival Afroconciencia, internet y las youtubers. Sin embargo en el momento que el PSEO ha desmontado el grupo afrosocialista y el PP la comisión nacional de emigración, el flow se lo marca el partido de extrema derecha VOX con la aparición en público de dos de sus negros, quienes lejos de aceptar el mensaje de plenitud  y fashion blin-blin de los negros de Podemos, retan al combate dialéctico y pinchan a Schooly D, mientras los afrosocialistas, rehuyen el debate para no provocar, defensa de la constitución y otras chorradas mientras recuerdan Pedro Zerolo. A los negros del PP, ni están ni se les espera.

La paradoja, en el fondo, radica en una noción valorativa confusa: el pasado se percibe como enriquecedor en su diversidad pero el presente se alinea decididamente con la hegemonía cultural del eurocentrismo y la supremacía blanca. Y en ese sentido, como concepto estrictamente político,  racializados como en su día subsahariano, por mucho que se repita en los medios no seduce ni inspira a las masas negras del campo, en parte porque estas, intuyen que los diluye y blanquea buscando reconciliar el circulo cuadrado: tolerancia y diversidad con el terror que Fanon decía, era necesario para humanizar a los condenados de la tierra. Y de hecho, una de los grandes éxitos que desde el asalto a la embajada de Sudáfrica en 1986,  tuvo la EFA Escuela de Filosofía Africana de Barcelona fue precisamente delimitar enfatizando el orgullo racial (no la racialidad accidental) y la creación de instituciones culturales y políticas para defender y promover los intereses colectivos de los ciudadanos negros y comunidad, fomentar sus valores, y asegurar su autonomía. (Poder Negro) Desde la campaña del negro de Banyoles a la PNL 2001, ello expresa diversos objetivos políticos, desde la defensa contra la opresión racista, los CIES hasta el establecimiento de instituciones políticas y sistemas económicos propios. Alfonse Arcelin, Lamín Sagna, Dj Moula, Eugenio Nkogo, Ras Babiker, Ataye Mbenky, Baldw Lumumba, Rufina Maaba, Kemit Karebah, Luis Alarcón y Marcelino Bondjale, fueron los  grandes arquitectos del concepto de Comunidad Negra que no sólo fomentó estos principios sino que ayudó a la creación de un pensamiento radical negro en defensa de los propios negros como realidad concreta, dotada de una historicidad producto de una experiencia singular con una lógica propia y que excede a la academia  (Cimarronaje).

Además, el termino racializada en última instancia significa, igualar la experiencia del holocausto en términos  y a ojos del opresor que nos racializa sin permitirle al negro desarrollar y tener una crónica propia, y por tanto, los negros cuánto más sumisos posible mejor, ya que deben definir su identidad  proyectándose en una sociedad que les rechaza. Es lo que Malcolm X llamaba: Even budist. De modo que cuanto menos sepan, los afroespañoles de la historia de España mucho mejor y es por ello que Racializados. Busca absolver a los negros de la casa de la responsabilidad política de quemar la plantación como decía Imiri Baraka y cumplir su misión  fanoniana de traicionar o cumplir su destino envolviéndose en la sabana arcoíris de  racialización. La desarticulación de la familia tradicional africana también está en el centro de la  tramas de lo racializado, pues muchos de estos jóvenes son adoptados por familias blancas y en su infancia nunca   han estado bajo una autoridad narrativa afrocéntrica. Al crecer al margen de las narrativas comunitarias y afirmativas negras,  por ejemplo: ” hablar fang o wolof y todos los domingos arroz con salsa de cacahuete con 30 personas para comer”. Al no hablar las lenguas de sus padres (cosa que no ocurre con los chinos o bangla) la narrativa del eurocentrismo encuentra muchas facilidades para someterles a nuevos imaginarios a todas luces sexistas y recolonizadores. Si parafraseamos al viejo profesor Tierno Galván descubrimos dos cosas: La primera es que Podemos perdió la gran oportunidad de descolonizar los campos del saber asumiendo la narrativa de Jose Carlos Mariátegui, sin embargo Errejon prefirió retornar a las esencias del campo del ser de siempre en Tarzan y  Kiplin, del saber europeo: de Gramcci.

En segundo lugar, Racializados es una movida esencialmente académica y nada apolítica en términos funcionales de cohesión, es una propuesta que evita cuidadosamente cualquier referencia social donde los negros constituyan una centralidad narrativa que amenace la hegemonía discursiva del poder blanco (afrocentrismo), donde se imponen mensajes y narrativas esencialmente periféricas que los negros asumimos y consumismos. En se sentido, Racializada no solo es anti Poder Negro sino profundamente folclórico y queda muy bien para vacilar en el campus de Somosaguas entre los blanquitos que quieren disfrazarse de David Bowe, Gran Hermano o Enrique Iglesias y no de Dead Prez, Pablo Hassel, Valtonyc o Mista O.

Son los negros moderados que sienten vértigo si se alejan 5 metros de la plantación pero  que tanto gustan a los liberales blancos o progres. Sin embargo estos negros moderados que compran narrativas como racializados precisamente son producto de la crisis institucional política que los negros del campo generaron en España en los últimos 30 años. De esta forma los mensajes radicales como la Reparación surgidos con CECRA, indirectamente ayudaron a mejorar la posición negociadora de los negros de la casa  haciendo  más atractiva la agenda de las nuevas organizaciones: “jóvenes, correctos, realistas y empresariales” que ahora abrazan la racialización. Esto entronca directamente con propuestas radicalizadas por su frivolidad, que contrastan fuertemente con el Rap revolucionario insureccionalista que si asusta tanto Susana Griso y Ana Rosa Quintana, que  Fox News defiende ahora el legado de Nelson Mandela, frente al malísimo Julius Malema.

La razón por la que en 1988, los cimarrones derrotamos al Apartheid en la batalla de Coutto Canavalle y liberamos Mándela, con ayuda de las tropas cubanas, no fue Hollywood con su relato del Tío Tom produciendo bodorrios como Invictus y otras películas  cuya  narrativa machista niegan la enorme contribución de mujeres como Winnie Mandikizela, en la construcción del marco discurso del CNA y del conjunto de la militancia política negra. Como dijo mi madre el día que el Cojo Manteca fue portada de Informe Semanal en RTVE, los estudiantes del campo no podéis dejaros robar la narrativa ni seducir por el relato jipié que los Negroe Lover liberales que desde Mayo del 68, os venden Sroeder, Gonzales, Ollande, Mitterrand, Suarez, Blayr etc…

Estamos necesitados de recupera la radicalidad política y desfolklorizar el el Movimiento Negro y ello implica aceptar como dijo en su día Kwame Toure, que l@S negros no queremos ser racializad@s sino que ¡exigimos Poder Negro!. Para conquistarlo necesitamos pruebas de credibilidad a ciertas narrativas sobre acontecimientos históricos donde los estudiantes y las mujeres negros deben liderar la recuperación de una literatura propia que además es profanamente democrática, pues sus epistemologia está en feminismo womanist, Soweto, Malcolm X,  Public Enemy, la Polla Record, Mocedades o Kortatu y no en la llamada racialidad que suena a Enrique Iglesias, la voz, Bisbal, Rafa Nadal u Operación Triunfo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =