El abogado Benítez de Lugo lo ha anunciado esta mañana. Los Mejías, familia humilde con residencia en Carabanchel, se querellan contra los todopoderosos fondos buitre. Son los únicos –como ya adelantó Diario16– a los que la sociedad Fidere no renueva el contrato de alquiler en el PAU de Carabanchel. Su hija Arantxa es la cara visible de denuncia contra la venta de vivienda de protección oficial madrileña a fondos buitre en época de Ana Botella.

Benítez de Lugo ha comparado el caso con el de Erin Brockovich, abogada en cuya historia se basó la archiconocida película protagonizada por Julia Roberts. “Es David contra Goliath”, asegura el letrado.

El pasado 6 de octubre, la familia Mejías debía “poner a disposición el inmueble, en el mismo estado en que se les hizo entrega”. Lo ordenaba Fidere Vivienda Sociedad Limitada Unipersonal, que en el mismo burofax “ponía en su conocimiento” su “voluntad de no prorrogar el citado contrato de arrendamiento”. Lo firmaba Miguel Oñate Rino. La familia Mejías es la única de un total de 33 a la que no se ha renovado el contrato. Nadie pasa por alto que Arantxa Mejías Cano preside la asociación de afectados por la venta de vivienda pública de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda (EMVS) y ha sido la voz de la denuncia pública contra la venta de vivienda pública al fondo buitre Blackstone por parte del consistorio de Ana Botella.

Discriminación y coacciones

El abogado de la familia Mejías, Benítez de Lugo ha explicado esta misma mañana que la querella contra Fidere se presenta por discriminación y coacciones. Esta acción está amparada por el artículo 172 del Código Penal, que contempla el delito de acoso ilegítimo. “Se impele a los Mejías a hacer lo que no quieren, con el agravante de coacción que no respeta el derecho a la vivienda. Aquí entra en juego lo legal y lo legítimo. Entendemos que no basta la legalidad si no hay una razón moral”.

Desde el 7 de octubre la familia Mejías sigue viviendo bajo el techo de una casa que ya no es suya. Preguntada Arantxa, presente también en la rueda de prensa, sobre si ha recibido alguna notificación de desahucio, ha contestado que no. El letrado, sin embargo, cree que Fidere “se está equivocando y va a seguir con su cadena de tropelías” ya que usan a Arantxa y su familia para amedrentar a los vecinos. “Nuestro fundamento”, explica Benítez de Lugo, “es que no existe razón para no renovar el contrato, a pesar del artículo 10 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, porque hay coacciones y discriminación. Fidere tiene 61 viviendas en alquiler en el PAU de Carabanchel. ¡Incluso la fachada del bloque de Arantxa luce un anuncio de viviendas en alquiler! No necesitan la vivienda de los Mejías”.

PSOE y Ahora Madrid

La querella de los Mejías se suma a la petición de reapertura del sobreseimiento del caso presentada por el grupo socialista del Ayuntamiento de Madrid la semana pasada y a la interpuesta por la misma asociación de afectados ante el juzgado de instrucción número 38 de Madrid. Cree Benítez de Lugo que “existen nuevas pruebas e indicios que así lo justifican”: el informe de la Cámara de Cuentas demostraría la ilegalidad de la venta por parte del consistorio de Ana Botella, así como las conclusiones demoledoras de la comisión de investigación.

A pesar de la tibieza que, en un primer encuentro con el letrado, mostró el grupo municipal de Ahora Madrid, la agrupación liderada por Carmena votó a favor de sumarse a la querella socialista, como explicó a Diario16 la teniente de alcalde Marta Higueras. Mercedes González, concejala y Primera portavoz adjunta del grupo socialista, ha asistido a la rueda de prensa acompañando a Arantxa y a Benítez, y ha asentido cuando éste ha pedido celeridad a Ahora Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − dos =