Pretender que subsista la yuxtaposición temporal entre el oscurantismo inquisitorio y la época actual, como mínimo es un ejercicio indignantemente cretino y malintencionado.

La evolución de la moral y las costumbres ha existido y existe como un hecho indiscutible producto de la cultura y socialización humana.

Cuando en una empresa algún miembro empieza a decir estupideces y a saltarse la ley, se le despide.

Cualquier secta religiosa es una empresa que, como todas, quita mucho más que da, y su primera función es enriquecerse sin medida a costa de los demás.

Estas camarillas viven de engañar.

Si no fuera así, no existiría hambre en el planeta, sus tesoros incontables los donarían para curar enfermedades o para paliar la desgracia del injusto reparto de la riqueza.

Las evidencias tienen la característica de ser sencillas de comprender, basta detenerse y contemplar los hechos.

Hace mucho que el ser humano inventó la figura del brujo y los tabúes para manipular el miedo atávico a la muerte y sacarle beneficio, para controlar el pensamiento y después la conducta de sus congéneres. Ganancias de los popes oligarcas y sus privilegios.

Su mandato hoy en día es la absoluta sumisión con tintes masoquistas frente a todos los abusos y desgracias en esta vida conocida, ya que después los sacrificios serán generosamente recompensados por un padre universal, comprensivo, que otorgará el perdón de los “pecados” y proporcionará una existencia eterna en el paraíso.

Sin evidencia alguna, prohibiendo la autocrítica y el uso de la inteligencia.

Mientras tanto, las oligarquías religiosas viven nadando en lujos a costa de explotar el miedo a la nada.

El planteamiento en sí y esas promesas de charlatanes, no pueden ser más infantiles, simples y embusteras.

Por el contrario, ocultan su cruel pederastia, la homosexualidad y el lesbianismo entre sus filas, sus amantes, su racismo, su avaricia y su hipocresía sin fin.

Algunos descerebrados creen que pueden sembrar el odio y la maldad desde sus púlpitos, creencia heredada de la impunidad histórica.

Cacarean machismos acendrados con la irracionalidad de alentar un patriarcado violento y voraz.

¿Qué es el mal sino esos actos pergeñados en la pobreza de espíritu y la ignominia?

Aquellos que les escuchan, sordos y ciegos, creyentes de una protección desamparada frente a lo desconocido, como el resto de la humanidad.

Fervientes adoradores de ilusiones que les alejan de su mismidad y les abandonan a la suerte de un desvalimiento añadido.

Mujeres y hombres dependientes de la locura ajena.

Pobre del que coloque el sentido de su vida sólo en lo invisible, estará condenado a caminar siempre sobre conjeturas como clavos ardientes bajo su desesperanza.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl pelín
Artículo siguienteLa paz de Ucrania pasa por Moscú
Escritora, poeta, crítica literaria. Formación académica en Filosofía. Perita titulada en grafología documentoscopia y psicografología. Análisis textual lexicológico, semántico, de trazos y estético. Autora del libro "Bahía de un cuerpo"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =