Hemos tenido que escuchar como un eurodiputado polaco, ha declarado, y cito textualmente, “las mujeres deben ganar menos porque son más débiles y menos inteligentes”.

Me pregunto qué opinaría el Sr. Janusz Korwin-Mikke, si una eurodiputada afirmase “los hombres deben ganar menos por ser menos empáticos, comprometidos e inteligentes”.

Aunque el Sr. Janusz Korwin-Mikke no lo sepa, está comprobado que en una empresa donde hay un importante número de mujeres las metas se logran con mayor eficiencia y rapidez, resultado de factores como el compromiso, la coherencia entre lo que se dice y se hace, la confianza y el respeto, la empatía para liderar grupos de trabajo y la capacidad de trabajo.

De la misma manera informarle que en los últimos años el coeficiente intelectual de las mujeres, ha ido en aumento sobrepasando al de los hombres. Gracias a que nos hemos convertido en personas multifuncionales, potenciando nuestras capacidades profesionales, al mismo tiempo que seguir encargándonos de las labores domesticas.

Motivos no solo por los que deberíamos cobrar igual que cualquier hombre en mismas condiciones, sino siguiendo la teoría de este eurodiputado deberíamos cobrar más.

Pero no es que queramos ser más que los hombres pero si iguales.

En estos momentos, más que nunca, me alegro de no ser polaca, ya que la vergüenza e indignación de tener un representante de este calado en la Eurocámara sería máxima.

Paralelamente mi orgullo por ser española aumentó cuando fue una de nuestras eurodiputadas la que se levantó y alzó la voz ante tal despropósito.

Son tiempos difíciles para Europa, ya que debemos añadir, la presentación esta semana del Libro Blanco de la Comisión, donde se certifica algo que en alguna ocasión ya he mencionado, Europa no estaba preparada para una evolución tan rápida de modelo social unitario. Ejemplificado con intervenciones como las de este eurodiputado.

Hay que lamentar que en los últimos años la evolución hacia la igualdad en el trabajo está estancada, y especialmente en España, donde la crisis económica ha golpeado además de los bolsillos, pasos que se estaban dando en la equiparación laboral entre hombres y mujeres, no solo en lo referente al salario sino a otros aspectos relacionados con el trabajo y las relaciones profesionales.

La España que yo quiero debe ser un referente de igualdad entre hombres y mujeres, donde se midan capacidades reales y no estereotipos. La España que yo quiero debe ser una nación de ciudadanos no de sexos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorY si los Cristianos con poder sufrieran ataques de ética…
Artículo siguienteDesde la indignación de la calle
Ana Rosa Quintana nació el 4 de Agosto de 1978 en Santander, viviendo desde hace años en Marchamalo, Guadalajara. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Ingeniera Técnica Agrícola con Máster en Ciencias Farmacéuticas. Siempre preocupada y desarrollando labores de Investigación y Desarrollo, donde cree que está el futuro de España. Se afilió a UPYD el 10 de Julio de 2013, considerándose un ejemplo de aquellos ciudadanos que siempre han sido de UPYD. Inició su militancia en Marchamalo, siendo luego vocal del Consejo Local de UPYD en Guadalajara. Participa desde su inicio en el Grupo de Expansión Provincial de Guadalajara dedicada a la Formación y miembro del equipo de Concejales de UPYD de Castilla la Mancha. Actualmente miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Responsable de Organización Nacional. Participa como colaboradora en el programa "Sin Complejos" en Es Radio. Madre a tiempo completo de su hija Gadea. Por respeto a ella y a sus mayores, decidió convertirse de ciudadana comprometida a ciudadana Política estando convencida que UPYD es el instrumento adecuado para devolver el control de la política y la gestión de la cosa pública a los ciudadanos. Todos los días se enfrenta no solo con ilusión, entusiasmo y pasión a su compromiso con los ciudadanos, sino también con la necesaria profesionalidad y mesura. Entiende que es indispensable regenerar la democracia en todos los niveles, sea ello desde las instituciones o desde fuera de ella, acabar con la corrupción ética imperante hoy y desde hace demasiados años en su gestión, devolver a la política la honestidad y transparencia que se merece y que merecen todos los españoles. Es consciente que solo así y en contacto diario con los ciudadanos de a pié, se podrá trabajar eficaz y eficientemente a favor del bien común, recuperando la solidaridad perdida y devolviendo la prioridad a la educación y la sanidad en todos los rincones de España. Cree que solo así se podrá luchar contra la desigualdad, acabar con insultantes privilegios y el despilfarro y poder emprender la senda de la recuperación de puestos de trabajo y el crecimiento económico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + dieciseis =