México vive una de sus peores crisis, la desigualdad y la pobreza son el resultado de 35 años de una salvaje política económica impuesta con el propósito de sostener a la oligarquía que con la Ley de Seguridad Interior desea legitimar el uso de la fuerza para cancelar la posibilidad de un cambio pacífico.

Este grupo compacto está preparando un fraude más y quiere ordenar al ejército defender un eventual resultado contrario a la voluntad popular, hasta ahora la dependencia con Estados Unidos es su protección y para ello firmaron el Tratado de Libre Comercio sin importar la muerte del campo.

Esa oligarquía tiene en el fraude electoral su fuente de poder, en México hay condiciones para un estallido social, sin embargo, la aparente democracia, la oposición institucional y el sexenio como principio fundamental del sistema han evitado la convulsión del régimen.

Esta oligarquía apareció con el fraude para imponer a Carlos Salinas, el gurú de la mafia, incluso la historia podría sintetizar al México de fines de siglo XX y principios del XXI como el salinato, caracterizado por el fin del PRI como el partido de Estado acabando las diferencias entre el PRI y el PAN.

A estos partidos los hermana el fraude electoral, ambos han sostenido el poder sin la legitimidad de las urnas, 1988 y 2006 son años que guardamos en la memoria los mexicanos por ser los años de sus fraudes, el del PRI de Salinas y el del PAN de Calderón, en ambos alteraron los resultados para imponerse pese al claro y contrario sentido del voto.

Con todo y fraudes, elección tras elección los mexicanos seguimos luchando por el cambio pacífico, Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador han representado ese deseo de alcanzar un cambio sin violencia, aunque esta se ha ejercido sin piedad por parte de los gobiernos espurios.

¿Cuánta sangre ha corrido? ¿cuántas matanzas pesan sobre esta mafia que se adueñó de México a la mala y piensa retenerlo a la mala? son millones de mexicanos los que han sido ejecutados en su mayoría por su condición de indígena, de mujeres, de jóvenes, de migrantes, de periodistas y de opositores.

Francisco Javier Ovando y cerca de 300 perredistas fueron asesinados por el gobierno represor de Carlos Salinas, cuando el PRD era oposición, ¿cuántos indígenas mató el de Zedillo en Acteal y Aguas Blancas? o ¿cuántas mujeres en Ciudad Juárez perdieron la vida con Fox? o ¿cuántos jóvenes fueron ejecutados por estar supuestamente enrolados al crimen organizado con Felipe Calderón? ¿cuantos estudiantes y periodistas van en el gobierno Peña? Ayotzinapa es el episodio más obscuro en su historial represivo.

Los hijos del fraude además de la corrupción se caracterizan por tener las manos llenas de sangre, son destacados represores que desean que sea el ejército el encargado de proteger sus negocios y de aplacar cualquier reacción ante un fraude más para imponer a alguno de sus candidatos, eso pasa ahora mismo en Honduras donde se realiza un fraude a punta de cañones y metralla.

Esa es la ambición de esta oligarquía que reconocemos como la mafia que vendió a México, que hizo de nuestros derechos mercancías y de las privatizaciones grandes negocios, hoy son prominentes hombres de la industria energética, los Salinas y los Fox ya hasta petroleros salieron.

Hoy 1 de cada 2 mexicanos no tiene ni para lo más elemental y 1 de cada 5 vive en la marginación, somos uno de los países con los peores salarios y con precios de primer mundo, somos una potencia en corrupción, en la región nadie nos gana, este es el México de los hijos del fraude, ese que están dispuestos a mantener a la mala y por las malas.

Es la dictadura para someter a un pueblo a la corrupción, es para que menos del 1% lo posea todo mientras el 99 % de los mexicanos se quede sin nada, un país desigual entre los desiguales, esto no lo aguanta más el pueblo, queremos que respeten la voluntad de cambio, por eso rechazamos su Ley de “Seguridad” porque está hecha para negar los derechos humanos, para sostener un fraude más y negar el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + uno =