De nuevo se monta el aquelarre político, de nuevo miles de voces piden al unísono desde los púlpitos del Congreso de los Diputados así como desde el sanedrín de las columnas de opinión de muchos medios de comunicación la cabeza de quienes pretenden cambiar las cosas y vienen a hacer política de un modo diferente.

En este caso el “Auto de fe” de esa bancada inquisitorial y totalitaria en la que se ha convertido el Grupo Parlamentario del Partido Popular ha sido preparado para “excomulgar” de lo políticamente correcto a las diputadas y diputados de Unidos Podemos cuando juran la Constitución y al mismo tiempo lanzan a los cuatros vientos del cielo parlamentario su deseo de cambiar ese texto que en muchos casos o, no se cumple, o bien ha quedado obsoleto.

Los gestos en política son muy importantes. Sabemos por ejemplo que Rajoy blindó en el Senado a Rita Barberá para que no pudiera ser juzgada por la cantidad de corruptelas salidas de la cloaca en la que los populares convirtieron el Ayuntamiento de Valencia. Mientras, Diego Cañamero, firma ante notario su renuncia al aforamiento al que tiene derecho por ser diputado. Las cosas son como son y los gestos son una demostración de a lo que vienen algunos a la política y a lo que vienen otros. Unos a servirse de la política para sus intereses y otros para servir a la gente haciendo política.

Por eso cuando todo el grupo parlamentario de Unidos Podemos jura la Constitución y añade la coletilla de que hay que cambiarla estamos ante un gesto político, ante una declaración de intenciones. Este gesto para algunos puede parecer una farsa o un mero ejercicio circense, pero prefiero que un diputado jure la Constitución de esa forma, que por ejemplo contemplar a la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, haciéndose una foto con Botín nada más jurar el cargo. Ustedes no sé cómo lo verán, pero yo creo que un gesto es marcar una declaración de intenciones, es decirle a la gente aquí estoy y esto es lo que soy.

Por eso molestan tanto los gestos políticos de Unidos Podemos, porque dejan claro a lo que vienen a la política. Cuando se promete cobrar tres salarios mínimos en tu dedicación política, cuando prometes que sólo estarás ocho años en el cargo y que después volverás a tu trabajo, cuando rechazas privilegios que los demás políticos no quieren rechazar, es cuando se puede recuperar ese discurso perdido en el camino entre tantas citas electorales de que estamos aquí para luchar contra la “casta”, contra esa clase creada como una nueva nobleza cargada de privilegios.

Pero claro, el discurso se difumina si la gente ve que hacemos lo contrario a lo que predicamos. El discurso y el gesto se van al garete cuando tras las elecciones del 20D se pasó al tacticismo de los “sillones” y de los intercambios de cromos. Ese no era el “gesto” y el millón de votos perdidos en junio lo corroboran. Porque una cosa tengo clara: el millón de votos se perdieron en Abril, durante las negociaciones, entre otras cosas porque dejamos de lado esos gestos que nos caracterizaban como una fuerza política distinta y de cambio real.

Por eso seguir con los gestos que nos definen es muy importante. Hay que seguir jurando la Constitución de esa manera para dejar claro que es un texto que no defiende a las clases más desfavorecidas, hay que poner por delante a la gente en vez de preocuparnos tanto por unas siglas, hay que seguir luchando a pie de calle participando (que no liderando) las luchas sociales. Esos son los gestos de la gente de Unidos Podemos. Tenemos cuatro años por delante para seguir demostrando que esos gestos fueron los que dieron ilusión a mucha gente en el nacimiento de Podemos y es lo que no podemos ni debemos perder. Los abucheos de la bancada de los hooligans nos deben dar a entender que estamos en el buen camino.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 11 =