A la izquierda, Aníbal Domínguez, hermano y tío de las víctimas de Almonte, junto al abogado de la familia, Luis Romero.

“La sentencia que en su día emitió el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) raya la prevaricación”. Contundente y sin medias tintas, la familia del doble crimen de Almonte (Huelva) ha felicitado a la Fiscalía del Tribunal Supremo por el recurso de casación presentado este martes contra la sentencia absolutoria emitida por la Audiencia Provincial de Huelva tras el fallo de un jurado popular, ratificada por el TSJA el pasado febrero. Además, tiene previsto solicitar si dos testigos claves del caso para la absolución del único imputado en el caso, Francisco Javier Medina, han podido incurrir en un “posible y grave” delito de falso testimonio, después de que la Fiscalía del Supremo haya apreciado que sus testificales son contradictorias.

La familia de los asesinados lamenta que los magistrados del TSJ andaluz no sean apercibidos por “los desmanes cometidos” contra el dolor que sufren desde hace más de cinco años

Los familiares de Miguel Ángel y su hija María de ocho años, asesinados en su domicilio del municipio onubense en abril de 2013 tras recibir más de 150 puñaladas, consideran que la sentencia emitida por el alto tribunal andaluz el pasado febrero “evidenciaba que ni siquiera había estudiado mínimamente los planteamientos que presentábamos en nuestro recurso de apelación, basados fundamentalmente en la vulneración de la tutela judicial efectiva, como corrobora la Fiscalía del Supremo”.

La Fiscalía del Tribunal Supremo decidió finalmente interponer recurso de casación y sumarse al presentado anteriormente por la familia de los dos asesinados, que reclama la anulación del fallo absolutorio y la repetición del juicio con otro tribunal.

Esta sorprendente decisión del Ministerio Público del Supremo se produce después del anuncio inicial de no interponer recurso tras la corroboración del TSJA en febrero pasado de la absolución del único imputado por parte de la Audiencia de Huelva.

Los familiares de Miguel Ángel y María entienden que los magistrados del TSJA encargados de estudiar su recurso de apelación “pasaron la pelota al Tribunal Supremo al no aportar razonamientos jurídicos de peso para desestimar nuestro recurso de apelación”. Según una nota hecha pública este miércoles por la familia, “el escrito de la Fiscalía del Supremo retrata al TSJA y lo deja desnudo jurídicamente”. Recalcan los familiares que “incluso llega a utilizar la expresión jurídica lapsus calami (falta de atención) referida a la dejación que evidenciaba el TSJA en el análisis de algunas cuestiones del recurso”.

La familia de este doble crimen que conmocionó el municipio de Almonte y aún hoy lo mantiene completamente dividido por la evolución del caso se pregunta “por qué una familia que lleva sufriendo cinco años una situación calamitosa tiene que aguantar los desmanes cometidos por unos magistrados a los que se les presupone cierta entidad jurídica sin que reciban el más mínimo apercibimiento”, en alusión a los jueces del alto tribunal andaluz que decidieron hace unos meses corroborar la sentencia absolutoria.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − diez =