“La crisis de las democracias aumenta por la crisis de los tradicionales y grandes partidos políticos que hoy día no dan respuestas convincentes ni a sus miembros ni a la propia sociedad, separándose cada vez más de la sociedad civil. Esta tendencia tiene como consecuencia final, quiebres que notamos en las sociedades civiles,  jóvenes de América Latina que hoy se apoderan de un proceso de concienciación y movilidad nunca antes vistos”. Esta es una de las aseveraciones más contundentes que figuran en la ·Declaración de Nicaragua” hecha pública al término de la Junta del Consejo Empresarial de América Latina celebrado el pasado 19 de agosto en Managua.

Los empresarios latinoamericanos insisten en sus denuncias: “Brasil, Argentina, Perú, Guatemala, entre otros, son ejemplos de esta evolución. La sociedad civil ha reclamado a las instituciones políticas, dentro de los parámetros de su constitucionalidad, a cambios con ética y transparencia, obligándolas a traer la transformación necesaria”.

Y añaden: “Nos enfrentamos a enormes retos, inmigraciones motivadas por políticas, guerras y economías colapsadas.  Las naciones, para enfrentar estas tendencias, generan fuerzas cada vez más proteccionistas y nacionalistas, cerrando sus fronteras cada vez más o separándose de sus alianzas establecidas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =