Las negociaciones entre empresarios y sindicatos para establecer una subida salarial en 2017 se encuentran prácticamente bloqueadas. En la reunión de este jueves de la comisión de seguimiento del Tercer Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, AENC, los representantes de la CEOE han expresado a los sindicatos que el decreto por el que se incrementa el Impuesto de Sociedades incidirá en la subida salarial de 2017. Una subida que se baraja entre el 1 y el 1,5%

A las empresas no les ha sentado nada bien tener que abonar el 23% en concepto de pago a cuenta de la declaración del Impuesto de Sociedades que ya ha entrado en vigor este último trimestre del año. Son conscientes de que la factura del déficit que Montoro pretende enjugar, 6.000 millones de euros, van a salir de sus cuentas., Y advierten que las subidas fiscales repercuten en las inversiones. Y menos inversiones acaban por afectar a la productividad y, por lo tanto, a los salarios.

Los sindicatos, por su parte, manejan un escenario macroeconómico en el que la previsión de inflación para 2017 es de un 1,5%. Un porcentaje que toman como referente. “Ya se ha perdido mucho poder adquisitivo en los años de la crisis y ahora hay que empezar a recuperarlo”, dice el secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras, Ramón Gorriz. Las centrales han pedido a los empresarios, además, que presionen al Gobierno para que el Salario Mínimo Interprofesional se incremente lo suficiente como para equipararlo a la media europea siguiendo las recomendaciones de de la OIT, la Organización Internacional del Trabajo.

CEOE, por su parte, insiste en que la presión fiscal está ahogando la incipiente recuperación de las empresas. Advierten, además, que éstas tendrán que ingresar, entre el 20 de octubre y el 20 de diciembre, una cantidad que podrían suponer 24.000 millones de euros, la mayor parte en un plazo de apenas veinte días.

La cúpula patronal advierte que este dinero anticipado por las empresas no podrá, por tanto, ser dedicado a la inversión, con el consiguiente impacto en la creación de empleo, máxime teniendo en cuenta el anuncio de que la medida tendría carácter indefinido hasta alcanzar los objetivos de déficit.

Desde el Ministerio de Hacienda se responde diciendo que la medida tiene “carácter transitorio”. Que es un mero adelanto que se podrá recuperar a la hora de declarar el impuesto. No obstante, lo que sí parece ser cierto es que se pueden llegar a generar problemas de liquidez.

El decreto mediante el cual se incrementan los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades afecta a las sociedades con un volumen de facturación superior a los diez millones de euros anuales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − 4 =