Pocas veces me he aburrido tanto viendo una carrera como en el GP de Canadá, Montreal, 2018. ¡Qué muermo!

Y nosotros que nos las prometíamos ayer tan felices, qué soñábamos con ver a Mix Max adelantando a Valteri Bottas, a Sebastián Vettel y al mismísimo lucero del alba si hubiera estado conduciendo un monoplaza de F1. Pero no…

Nasti de plasta esvastli. Tostón infinito, muermazo total.

Los comentaristas se esforzaban, y ya les vamos teniendo cariño porque a todos les conocemos fenomenal; pero a pesar del cariño el personal a mi alrededor no paraba de bostezar. La próxima vez no sé si conseguiré que El Ring, el incombustible local para libar de Emilio Chicheri, ponga la carrera.

-El fútbol mola mucho más, Tigre.

-Ya.

-Ni siquiera ha sido hoy gran cosa lo de Nadal en Roland Garros, lo esperábamos todos.

-Ya.

¿Qué voy a decir? Si apenas quedaba el consuelo de ver a Fernando Alonso en los puntos, décimo, para festejar su carrera número 300, y ha tenido que abandonar por problemas de motor. Siempre digo que el gafe es Eric Boullier, pero quizá se lo está pegando a nuestro caballo predilecto.

Eric Boullier es gafe

Ojalá se confirme lo contrario y sea capaz de lograr, el gran Alonso, la semana que viene, su sueño de Le Mans.

Mientras tanto felicitamos a Carlos Sainz, aunque ni siquiera intentó pasar a su compi, el Nico Hulkenberg, y sobre todo a Ricciardo que de los Top 6 fue el único capaz de ganar posiciones desde su situación en parrilla, de sexto a cuarto.

Me doy a dar una vuelta en mi viejo Corvette, a ver si me despejo. Menudo plastazo de carrera. Buá, con Canadá.

 

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + quince =