A nivel nacional, 400.000 contratos temporales se han convertido en indefinidos en lo que va de año, según un estudio efectuado por la empresa  Randstad, en el que han analizado las oportunidades que brindan los contratos de duración determinada como paso hacia la estabilidad en la carrera laboral de los profesionales. Para ello, ha estudiado la evolución de los contratos temporales convertidos en indefinidos, a partir de datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Este análisis se ha llevado a cabo desde 2009, el último año que la cifra superó las 400.000 conversiones en el mes de octubre.

En el estudio se detecta que existe una relación entre los contratos temporales como puente hacia un empleo fijo. Entre los meses de enero y octubre se han convertido en indefinidos 397.108 contratos temporales, lo que supone un incremento del 15% respecto al mismo periodo de 2014, cuando se registraron 345.498 conversiones. Este dato supone la cifra más alta desde 2009, año en el que la cifra superó los 445.000 contratos.

2015 registra el segundo incremento interanual consecutivo

Cuando se analiza la serie histórica, el análisis de Randstad revela que entre 2009 y 2013 se registraron cuatro variaciones negativas consecutivas. El año 2010 experimentó una caída del -11,1%, y el volumen de contratos convertidos en indefinidos cayó por debajo de los 400.000 y se situó en 396.000 conversiones. Esta cifra se mantuvo constante, con una caída inferior al 0,1% en 2011, mientras que 2012 fue el año con mayor descenso del periodo analizado. El volumen de este modelo contractual cayó un 15,3%. Tras un descenso del 0,9% en 2013, en 2014 se produce un cambio de tendencia.

2014 registra el primer incremento, del 3,9%, y los contratos convertidos en indefinidos entre enero y octubre alcanzan los 345.000. La variación positiva más destacada se ha producido durante el último año, con un crecimiento del 15%, lo que sitúa el volumen cerca de las 400.000 conversiones. 

Crecen todas las comunidades autónomas y provincias, salvo Cantabria

Uno de los aspectos más positivos del incremento del volumen de contratos convertidos en indefinidos es que se ha dado en todo el territorio nacional, con la única excepción de Cantabria. De hecho, salvo esta región y Galicia, el resto de comunidades autónomas han aumentado sus conversiones durante el último año por encima de los dos dígitos.

Los mayores incrementos de conversiones durante el último año se han producido en Baleares y La Rioja, ambas por encima del 33%, lo que duplica la tasa nacional, que se sitúa en el 15%. Le siguen Castilla y León (26%), Euskadi (23%), Extremadura (20%) y Aragón (20%), todas ellas por encima del 20% de crecimiento respecto a 2014.

Cantabria ha registrado la única variación negativa de este tipo de conversiones en los últimos doce meses. En concreto, esta caída se sitúa en el -4,3%. Galicia es la segunda comunidad autónoma con menor crecimiento, si bien ya se sitúa en tono positivo. En este caso el aumento alcanza el 8,5%.

Cuando se estudia la evolución por provincias, el análisis de Randstad revela que todas las provincias de España han registrado incrementos positivos en la conversión de contratos temporales a indefinidos durante el último año. En este caso, Valladolid, Zamora, Guadalajara y Guipúzcoa duplican la tasa nacional, con índices de conversión por encima del 30%.

En cuanto a las oportunidades de acceder a estas conversiones, más allá de la variación, llama la atención que Catalunya acumula una de cada cinco transformaciones de contratos a indefinidos y lidera el ranking en términos absolutos. La mitad de las conversiones se realizan en Catalunya, Madrid y Andalucía.

Mayor volumen de conversiones en contratos a jornada completa que parcial.

Otro de los factores analizados hace referencia al tipo de jornada que realizan los profesionales. De esta manera, el informe de Randstad pone de manifiesto que, de los 397.000 contratos convertidos en indefinidos hasta el momento, 238.000 corresponden a trabajadores a jornada completa; 139.000 a empleados a tiempo parcial; y 20.000 a fijos discontinuos.

Cabe destacar, además, que la variación experimentada por cada uno de ellos ha sido diferente. Elmayor crecimiento se ha dado entre los profesionales que contaban con contratos fijos discontinuos, con un incremento del 35% respecto a 2014. La segunda variación más pronunciada, del 19,4%, ha sido entre los profesionales que realizan jornada completa. Las conversiones de contratos con jornada parcial han aumentado en menor medida, un 5,9%.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 4 =