Viene un otoño tan caliente como imprevisible que podría desembocar en el adelanto de unas elecciones generales que al PSOE le podrían interesar para la próxima primavera, haciéndolas coincidir con las municipales y autonómicas, o con las europeas.

Por tanto, es el momento de dibujar unos cuantos gráficos para evaluar las posibilidades de los partidos que competirán por dominar en todas las administraciones públicas al mismo tiempo. Y también la ocasión para enumerar los imponderables que se anuncian, y que muy probablemente desmonten las conclusiones que puedan extraerse de las curvas que verá más abajo. Esto parece un bucle, pero no tenemos nada que perder.

En los tres gráficos que siguen se comparan los porcentajes resultantes de sumatorios que no acompañan habitualmente a la información demoscópica que se publica, aunque todos son resultado de fórmulas sencillas a partir de sus datos. Se han incluido 25 fechas distintas, 5 correspondientes a elecciones de verdad y 20 a sondeos del CIS. Para los resultados electorales se han tenido en cuenta las generales de 2008 y 2011, para recordar cómo era el bipartidismo del que venimos, más las de 2015 y 2016, además de las europeas de 2014. Para la demoscopia se han considerado los CIS trimestrales, desde el primero de 2014 hasta el tercero de 2018, que acaba de publicarse. Se ha prescindido de las encuestas que encarga la prensa privada para no hacer demasiado prolija la información y porque los datos que destilan, salvo excepciones, son muy parecidos a los CIS de las mismas fechas. La información incluida en cada registro/fecha de los tres gráficos es la siguiente:

Registro 1. Elecciones generales de 2008.

Registro 2. Elecciones generales de 2011.

Registros 3 y 4. CIS del 1er. y 2º trimestre de 2014.

Registro 5. Elecciones europeas de 2014.

Registros 6 a 12. CIS del 3er. y del 4º trimestre de 2014, de los cuatro trimestres de 2015 y, además, un CIS preelectoral realizado en noviembre de 2015.

Registro 13. Elecciones generales de diciembre 2015.

Registros 14 y 15. CIS del 1er. y del 2º trimestre de 2016.

Registro 16. Elecciones generales junio 2016.

Registros 17 a 25. CIS del 3er. y del 4º trimestre de 2016, de los 4 trimestres de 2017 y de los tres primeros trimestres de 2018.

En los gráficos solo se contabilizan los resultados de los partidos de ámbito estatal que han obtenido diputados en al menos una de las 5 elecciones incluidas.

GRÁFICO NÚM. 1.- Cada línea corresponde a los sumatorios de los porcentajes obtenidos en cada una de las 25 fechas. En la azul, los partidos de derechas, con PP, Ciudadanos y UPyD. En la roja los de izquierdas, con PSOE, IU, Podemos más sus confluencias y UP en 2016. Como puede comprobarse, la suma de los porcentajes de ambos bloques es siempre inferior a 100 porque el resto es para los nacionalistas catalanes y vascos, principalmente. En los 25 resultados incluidos, el porcentaje de los nacionalistas ha oscilado entre un mínimo del 10,2% de las generales del 26J de 2016 y un máximo del 23,2% de las europeas de 2014, estas con récord de abstención en todo el Estado, el 56,2%.

COMENTARIO: Los registros 7 y 8, el último CIS de 2014 y el primero de 2015, corresponden a los únicos valores en los que la izquierda supera el 50% de los votos totales. Ambas fechas pertenecen al periodo más largo de mayoría electoral y demoscópica de izquierdas, y abarca desde las elecciones europeas de 2014 (registro 5) hasta el CIS del tercer trimestre de 2015 (registro 10). En aquel momento apareció Podemos, mientras la presencia de Ciudadanos aún era mínima, lo que le impedía a la derecha recuperar una parte del electorado insatisfecho con la gestión de la crisis aplicada por el PP de la mayoría absoluta. La izquierda recuperó la mayoría porcentual relativa en las elecciones del 20D de 2015, aunque solo en votos (registro 13) y la mantuvo durante dos trimestres del CIS, para perderla en las elecciones del 26J de 2016, no solo Podemos fracasó con su “sorpasso” al PSOE. En el último CIS la izquierda ha vuelto a “ganar”, con 4,7 puntos de diferencia, gracias al efecto de la primera moción de censura triunfadora desde 1977.

GRÁFICO NÚM. 2.- Este gráfico representa la evolución electoral del bipartidismo. La línea azul corresponde a las sumas sucesivas de los porcentajes conseguidos por el PP más el PSOE, y la línea roja a la suma de los dos partidos emergentes más los minoritarios de siempre, tanto de izquierdas como de derechas. Es decir, Podemos, Ciudadanos, IU y UPyD.

COMENTARIO: El hecho de que el último CIS elevara hasta 14,3 puntos la diferencia entre la suma de los porcentajes de PP más PSOE, respecto a la suma de Podemos más Cs, ha disparado el número de opiniones afirmando que estamos volviendo a lo de “antes”, sin tener en cuenta, quizás, que esa misma diferencia era de 16,2 puntos en el CIS del aún cercano cuarto trimestre de 2017, o de 24 puntos en el del tercer trimestre de 2016. Pero hay que llenar los digitales, algo imposible por definición. Por ejemplo, hoy mismo El País le concede a Carlos E. Cue su portada con el título “PP y PSOE reavivan el eje bipartidista y tratan de distanciar a Ciudadanos” añadiendo, además, que “En el Gobierno no disimulan que, pese al fuerte enfrentamiento dialéctico que se vive a diario, están cuidando a Pablo Casado”.  Más prudente, el editor José Luis Gómez se preguntaba el pasado 30 de julio “¿Vuelve el bipartidismo?”. Probablemente sea más inteligente pensar en un ocasional “Efecto Primarias del PP”, que es de lo que ahora se hacen eco las encuestas y que estuvo apabullando a millones de españoles como lo haría la mayor campaña publicitaria jamás conocida del definitivo elixir de la eterna juventud, que en un supuesto “Efecto Casado”, con mucho plomo judicial en las alas y unos cuantos retos por superar.

 GRÁFICO NÚM. 3.- Aquí la azul se refiere a los porcentajes obtenidos por Ciudadanos más UPyD respecto de los totales de la derecha, es decir, incluyendo al PP. La línea roja nos informa de lo mismo, pero referidos a Podemos más IU, en relación con los porcentajes totales de la izquierda para cada fecha, añadiendo al PSOE. Recuérdese que en todos los gráficos solo se representan los resultados de los partidos de ámbito estatal que han conseguido algún diputado.

COMENTARIO: También en este gráfico hay que analizar cada línea por separado. Las elecciones europeas, registro 5, vuelven a marcar la pauta, pues emergentes y minoritarios de izquierdas rompen el dominio casi absoluto del PSOE, alcanzando aquellos el 40% del total de los votos en ese bloque. En cambio, los de Ciudadanos solo consiguen acercarse a ese porcentaje en su bloque de derechas cuatro registros más tarde, en el segundo CIS de 2015. Pero ahora, tras los más de dos años del PP gobernando en precario, en funciones hasta noviembre de 2016 y en minoría hasta mayo de 2018, más una situación actual en medio de la crisis tras la derrota en la moción de censura, parece que Ciudadanos está consolidando una fuerza electoral ascendente. Eso sí, a la espera de lo que el “Caso Casado”, tan real como que existen jueces, pueda afectar al “Efecto Casado”, imposible de evaluar porque nunca se sabrá lo que hubiera ocurrido si Rajoy no hubiera emigrado a Santa Pola.

Para no aburrirle con más miles de palabras y números dejaré la parte más especulativa para una posterior entrega en la que abordaremos los imponderables que decía al principio, y que seguro que usted ya los tiene en mente. Esto me sirve para recordar que anteriormente asumí también el compromiso de seguir investigando en abierto la enfermedad monárquica que padecemos, y que no deja de manifestar síntomas varios, algunos peligrosos. Busque Forbes y Monarquía española, por ejemplo.

Mientras tanto, muchas gracias por haber leído. Hasta la próxima.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa UME: una unidad de elite en misiones internacionales
Artículo siguienteUna catástrofe anunciada
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =