PSOE y Podemos están de acuerdo en el fondo, pero en las formas distan mucho para encontrar puntos de entendimiento. Y mientras tanto Ciudadanos sigue propalando sus cantos de sirena para que Sánchez acceda al acercamiento con el partido de Rajoy. Ni los de Sánchez ni los de Iglesias quieren que el PP gobierne otros cuatro años pese a ser el partido más votado. Se supone que tampoco Rivera y los suyos lo querían hasta hace nada.

Pese a ello, las elecciones generales de diciembre parecen cada vez más cerca. Y todo porque Podemos no quiere firmarle un “cheque en blanco” a la propuesta del líder socialista para que pueda gobernar en solitario con 85 diputados y la abstención de Ciudadanos y Podemos, y porque la baronía de los socialistas impide bajo ningún concepto que se firme un acuerdo programático de gobierno en coalición PSOE-Podemos. Incluso el histórico Felipe González ha vuelto a hablar para pedir sin tapujos a Pedro Sánchez que se eche a un lado. Nunca hasta ahora lo había dicho tan claro. De todos es conocida su profunda debilidad por la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz.

Así las cosas, el tiempo corre inexorable hacia la fecha límite del 31 de octubre (último día para investir presidente) con dos elecciones autonómicas trascendentales por medio. Pero ni el resultado en Galicia ni el del País Vasco este 25 de septiembre despejarán los nubarrones para las cábalas de Ferraz, porque todas las encuestas otorgan un estancamiento considerable a las aspiraciones del PSOE en estos dos territorios en los que en determinadas épocas recientes ha tocado la vara del poder.

pedro-sanchez-2-okLa portavoz adjunta de Unidos Podemos, Irene Montero, lo tiene claro: “Si queremos desalojar al PP y a sus políticas, la única forma es que el PSOE y nosotros pactemos”. Como es consciente de que quien duda en sus propósitos a día de hoy es el PSOE y no su formación, conmina a Sánchez a “decidirse”. Y avisa la dirigente de Podemos: “La otra opción son terceras elecciones, pero no es nuestra opción. Si alguien quiere terceras elecciones, debe explicarlo a los ciudadanos”, subraya.

Este es muy probablemente el quid de la cuestión: ¿quién cargará con las culpas de que se tengan que convocar unas terceras elecciones generales en solo un año? ¿a quién se le pasará factura por parte de la ciudadanía? Desde Ferraz se tiene el convencimiento de que Sánchez no es ni mucho menos el protagonista del “bloqueo” al que constantemente hacen alusión desde PP y Ciudadanos. Los sondeos más recientes no le dan la razón a la cúpula socialista y personifican en Sánchez este “bloqueo” institucional pese a ser el líder del PP el último derrotado en el intento de ser investido presidente.

Podemos, mientras tanto, se mantiene en un silente segundo plano con sus más de cinco millones de respaldos repetidos el 20-D y el 26-J y no cree que unas terceras elecciones le supongan mayor desgaste que el experimentado en junio, cita en la que dejaron por el camino un millón de potenciales votantes tras la alianza con Izquierda Unida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Pobre Pedro, posiblemente se merezca lo que le pasa, pero como no se desmarque de Felipe y de parte de sus Barones, terminará hundido junto a su partido; Son más peligrosos que las garrapatas de Avila

  2. Zapatero 2008: 11,3 Millones de votos
    Sánchez 2016: 5,4 Millones de votos

    Los votantes más de izquierdas ya se han (nos hemos) marchado a otros partidos (sobre todo 5,1 Millones a Podemos) y los que quedan y siguen votando al PSOE es de suponer que son los más conservadores y más de acuerdo con Fernández Vara, Bono o Felipe González.

    Por eso cuidado con la idea tradicional de que los votantes del PSOE están a la izqiuerda de sus representantes porque eso era ntes, cuando éramos 11 millones, pero los 5 millones que quedan ahora posiblemente prefieran a Ciudadanos antes que a Podemos o los nacionalistas.

  3. Yo creo que no le queda otro remedio, por su bien, que el de lanzarse a por un pacto que le haga presidente del gobierno. A partir de ahi, puede ir cogiendo mas aplomo y pesar mas en el partido, por que está la andaluza, que se sabe sostenida por Felipe, queriendoselo merendar. Y eso, lo único que haría a los ojos de los socialistas de base, es una vez mas, sentirse solos, sin guia solido que les lleve a los mejores tiempos, aunque creo que como aquellos ya no llegarán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =