Y eso que sólo es el informe del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y hay que esperar a noviembre para conocer la sentencia. Pero los bancos ya dan por seguro que la misma irá en ese sentido. Y por ello han decidido no negociar contrapartidas con sus clientes. Ya no suprimen sus clausulas suelo, y a los que pidieron devolución de las cantidades indebidamente cobradas antes de mayo de 2013, fecha de la sentencia del Tribunal Supremo, se les ha dicho que utilicen la vía judicial. Se han olvidado de ofrecer cambios a tipo fijo de sus hipotecas y otra clase de compensaciones.

En abril pasado se conoció el informe del abogado general del TJUE. En el mismo se señala que la nulidad de estas cláusulas debe determinarse de forma individualizada por los tribunales, y la limitación de la retroactividad hasta esa fecha en vez de hasta la firma de la hipoteca se ajusta al derecho comunitario. Este dictamen ha sido asumido al pie de la letra por los bancos que han dejado de devolver lo cobrado desde el principio, lo que se llama la retroactividad total.

Pero la cosa ha ido más lejos. Las entidades que defienden, desde el principio de todo este asunto, que sus clausulas son transparentes y fueron explicadas en su día a los clientes de modo que estos estaban perfectamente informados de lo que supone unos tipos de interés por debajo del límite pactado, se han fortalecido y han decidido no suprimirlas. Es el caso del Banco Sabadell que se ha mantenido en su actitud contra viento y marea, y Unicaja que las va a mantener a pesar de tener una sentencia en su contra de un juzgado de primera instancia.

Y es que todos sabemos lo que cuesta y cuando se inicia el proceso judicial, pero nadie sabe hasta donde se puede llegar. Lo normal es que sea el Supremo el que tenga la última palabra. Pero la alta instancia judicial, desde que dictara sentencia contra el Popular en enero pasado, no ha vuelto a abrir la boca en este asunto.

Precisamente el banco que preside Ángel Ron, aún con esta sentencia, ha decidido dejar de devolver el dinero cobrado de más. Deberán ser los clientes los que lo pidan en instancia judicial. Otros, como BBVA, se arrepienten de no haber esperado un tiempo para conocer el desenlace final de este asunto. Pero ya no tiene remedio. No hay vuelta atrás en las devoluciones efectuadas. Lo que sí se puede hacer, y se está haciendo, es obligar a los reclamantes que aún no han sido liquidados a utilizar la vía judicial. Esta, de todas maneras, es un arma de doble filo porque si al final hay condena, la entidad tendrá que asumir las costas, un gasto más a añadir a la lista contable, en un momento en el que el sector no está para muchas alegrías.

Pero no hay problema. Se prefiere esto a seguir con la “barra libre” en torno al asunto de las cláusulas suelo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Llamais “barra libre” metafóricamente a que nos devuelvan lo que nos han robado. En este país los ladrones llevan traje de chaqueta y corbata.

  2. No hay prisa. Cada año que pasa devenga el ineres a devolver,las cantidades pagadas de mas por amortización a devolver también, mas un año que prescribe en hacienda en cua to a interes de gasto,mas el interes legal del dinero mas las costas. Tranquilos afectados que lo tenéis bien invertido.Ya lo devolveran con creces.No os asusteis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez − cuatro =