La última encuesta publica este trimestre de 2017 por el Banco Central Europeo, https://www.ecb.europa.eu/stats/pdf/blssurvey_201704.pdf, pone de manifiesto que hoy es más fácil conseguir un crédito para una vivienda que en el 2010. Lo es en España y lo mismo va ocurriendo en el ámbito europeo.

Sin embargo, todavía España exige garantías en el ámbito financiero más duras que el resto de la media de Europa, tanto a empresas como particulares, a la hora de conceder un préstamo.

En España, por tanto, sí es más fácil conseguir la financiación para comprar una vivienda que en 2010, quizás la razón sea la necesidad de los bancos de ir reduciendo su enorme bolsa de pisos procedentes de impagos durante la crisis, lo que genera una gran competencia.

En este sentido, el análisis para el Banco de España realizado por Álvaro Menéndez, http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2017/T2/fich/beaa1702-art12.pdf, explica que En España, los criterios de aprobación de préstamos durante el primer trimestre de 2017 se han endurecido ligeramente en las operaciones con empresas. En la financiación a los hogares, se han mantenido estables para adquisición de vivienda y se han relajado para consumo y otros fines. En la UEM, la oferta se relajó ligeramente en todos los segmentos.

En cuanto a la demanda de crédito, se ha producido un aumento generalizado de las peticiones de fondos en ambas áreas geográficas. Tanto las entidades españolas como las del área del euro han percibido una mejoría de las condiciones de acceso a los mercados mayoristas, mientras que en los minoristas se han mantenido estables en nuestro país y han tenido una evolución heterogénea en la UEM en función de los instrumentos.

Los niveles de exigencia de los criterios de aprobación de créditos para las entidades de ambas áreas geográficas son, en la actualidad, moderadamente más estrictos que los observados en promedio desde 2003. En cambio, son algo más laxos en comparación con los niveles medios desde 2010 en España, o similares en la UEM. El programa ampliado de compra de activos del BCE, durante los últimos seis meses, ha seguido contribuyendo a la relajación de las condiciones de los préstamos en ambas zonas. Tanto las entidades españolas como las de la UEM señalaron que el tipo de interés negativo de la facilidad de depósito del BCE ha propiciado una reducción de los ingresos netos por intereses durante los últimos seis meses. La repercusión de esta medida sobre las condiciones de los nuevos préstamos en España ha sido reducida, mientras que en la UEM ha sido mayor, contribuyendo a descensos generalizados de los tipos de interés y de los márgenes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =