Los ayuntamientos de Bilbao y Terrasa fueron los primeros en implementar este tipo de servicios en sus autobuses municipales. Es decir, no se trata de lo más nuevo, pero no por ello es menos necesario. Se suma así Vigo a las ciudades españolas en las que los autobuses con servicio nocturno paran lo más cerca posible del lugar que indiquen las mujeres a bordo. Siempre que esté dentro de la ruta, el autobús parará donde lo indiquen ellas.

El objetivo de esta iniciativa es reducir el riesgo de ser víctimas de agresiones sexuales en el trayecto a casa. Normalmente, las paradas homologadas se encuentran lejos del domicilio o lugar de destino, y con esta nueva norma se pretende reducir al mínimo posible el trayecto desde el autobús hasta la casa propia, o hasta el destino deseado.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, aseguraba en un comunicado que aunque cree que Vigo “es una ciudad segura”, su intención es “seguir haciéndola más segura”. Según ha explicado el alcalde olívico, este servicio se implementará en todos los autobuses nocturnos de la ciudad a partir de las 22.30 de la noche. A partir de esa hora, las mujeres que vayan a bordo del autobús podrán solicitar al conductor dónde quieren bajarse dentro de su ruta establecida.

Aunque estas paradas han sido pensadas desde una perspectiva de género, podrán ser utilizadas también por personas mayores. De momento el Concello de Vigo ha descartado ampliar esta medida también para personas con movilidad reducida “ya que las paradas no cumplen con las medidas de seguridad necesarias”. Una medida positiva a la hora de prevenir la violencia machista, pero con la que el Concello reconoce que tendrá que ir “aprendiendo con la experiencia”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 − uno =