Los atentados de Barcelona y el monstruo de tres cabezas. Imagen