Este sábado 17 de diciembre se cumplen 20 años del asesinato de seis delegados de Cruz Roja en un hospital de Chechenia. Entre las víctimas se encontraba Fernanda Calado, una enfermera sevillana que trabajaba con el Comité Internacional de la ONG. Es por ello que Cruz Roja Española ha convertido este día en una fecha simbólica y en un acto con los medios de comunicación ha querido denunciar el aumento de la violencia contra “las personas que solo quieren ayudar”.

Cada año mueren más de 20 miembros de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja mientras prestan asistencia para salvar vidas. María Álcazar, Directora de Cooperación Internacional de Cruz Roja, recuerda que todas las personas tienen derecho a ser atendidas en un conflicto. En la guerra existen unas reglas y “atacar un hospital es uno de los peores crímenes que se pueden cometer”, afirma María Álcazar.

“atacar un hospital es uno de los peores crímenes que se pueden cometer”

 

Países en guerra

En Siria, entre 2014 y 2016, ha habido 348 ataques a instalaciones de salud y personal sanitario y desde que empezó el conflicto, 62 personas de Media Luna Roja han fallecido. En el este de Alepo de los 9 hospitales que existen, solo uno es completamente funcional y cuatro están completamente destruidos.

En Yemen, desde que comenzó el conflicto en 2015, se han llevado a cabo más de 160 ataques a hospitales, centros de salud y personal médico y solamente quedan en funcionamiento menos de la mitad de las instalaciones de salud del país. Asimismo, se estima que cada día mueren aproximadamente unas 20 personas por heridas o enfermedades que serían curables y tratables porque no tienen acceso a los medicamentos que necesitan o no tienen un hospital o centro de salud al que ir.

Desde que empezó el conflicto sirio, 62 personas de Media Luna Roja han perdido la vida

En Irak, desde 2014, casi la mitad del personal sanitario –el 45%– ha huido de algunas zonas ante los constantes ataques recibidos. Según Cruz Roja, se debe destacar que a pesar de ser centros de salud precarios, si se bombardean, se pueden dejar de atender alrededor de 20.000 personas.

 

La labor de Cruz Roja

La organización ha señalado la necesidad de garantizar la seguridad de los trabajadores sanitarios en las áreas de conflicto. “Una de las cosas que más preocupa y requiere de mucho trabajo es la gestión de seguridad”, ha añadido Nacho San Román, delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja. Para San Román una de las principales claves para evitar agresiones es la importancia de la universalidad de la Cruz Roja, “es necesario que todo el mundo sepa identificar dónde y cómo trabaja la Cruz Roja”.

En los conflictos armados la ONG actúa de manera imparcial e independiente. “No queremos ser una amenaza”, ha señalado el delegado. Para Cruz Roja el único objetivo es ofrecer atención médica para la población civil.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + diecinueve =