El caso del menor de un colegio de Vizcaya que sufrió durante dos años abusos sexuales de su profesor en un colegio del Opus donde nunca se quiso creer al pequeño para evitar el escándalo, vuelve a recordarnos el infierno que viven muchas niñas y niños en España.

Solo el 15% de los casos de abusos son denunciados

Los abusos sexuales a menores son una realidad escondida en España, incluso cuando el menor avisa de lo que está ocurriendo. De ello ya alertó Save the Children en un informe en el que revisó las sentencias judiciales españolas entre 2012 y 2015.

Sólo en el 30% de los casos de denuncia de abusos a menores llegan a juicio. «Lo más común es que el proceso legal se resuma en la contraposición de los testimonios», asegura el informe. Otras veces su entorno tampoco sabe cómo ayudar: el 85% de la veces en las que un menor contó a un profesor que sufría abusos sexuales, no hubo notificación del centro a las autoridades.

Según Save de Children, Los abusos sexuales son una de las peores formas de violencia que existe contra la infancia. El simple hecho de que un adulto engañe a un niño para acercarse a él con un objetivo sexual es algo terrible. Sin embargo, entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia.

Lo peor no es la cifra de niños y niñas que han sido víctimas de abusos sexuales, sino que esa cifra solo es la punta del iceberg. Se estima que solo el 15% de los casos de abusos son denunciados y, generalmente, con un final bastante amargo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorNarcotizaban a sus víctimas para robarles en sus viviendas
Artículo siguienteBarranco: “las crisis internas de la izquierda sólo benefician a la derecha”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. ¿Por qué nadie se plantea cerrar un colegio, del Opus, en Vizcaya donde se hicieron oídos sordos a un menor que sufría abusos sexuales?

  2. Es tan escalofriante como real. Y no parece que la sociedad sea capaz de avanzar contra esta barbaridad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =