De funcionaria del ayuntamiento de su ciudad a escritora a tiempo completo. Con su último título, La perla de agua, Lola P. Nieva ha obtenido el galardón Letras del Mediterráneo 2018, otorgado por la Diputación de Castelló, en la categoría de novela romántica. Su obra, dividida en dos épocas, transcurre en las actuales localidades de Oropesa, Benicàssim y Castellón, pero también nos transporta hasta el siglo XVI a través de su escritura, describiendo con absoluto detalle y minuciosidad cómo las hordas del pirata Barbarroja asolaron la costa castellonense.

¿Fue su éxito internacional con Los tres nombres del Lobo lo que le hizo abandonar su trabajo y dedicarse plenamente a escribir?

Sí, fue la novela que cambió el rumbo de mi vida, la que me abrió de golpe las puertas del mundo editorial al ganar un concurso internacional. Y la que se ha convertido en mi emblema literario por excelencia.

¿Cómo se le ocurrió la idea de enlazar la provincia de Castellón con Argel a través de los berberiscos? ¿Fue laborioso el proceso de documentación?

No fue una idea en sí, sino uno de los muchos frutos de la labor de documentación. El reino de Argel en el siglo XVI fue un enclave estratégico para la compraventa de esclavos. Los piratas berberiscos obtenían jugosas ganancias mercadeando con ellos. Ganancias que ayudaban a su almirante y al gran sultán Solimán a costear la guerra que mantenía con el emperador Carlos V. Suelo ser muy rigurosa y exigente con la labor de documentación, trabajo que considero indispensable para ambientar adecuadamente cualquier marco histórico.

La perla de agua es una novela con muchos tintes de aventura, pero es dura, sobre todo en su parte histórica, al mostrarnos las atrocidades que se cometían en épocas anteriores, algunas todavía presentes en nuestra sociedad actual. ¿Tuvo alguna intención de hacer ver al lector la evolución de la sociedad o simplemente surgió así?

Siempre he creído que para valorar el presente es bueno echar la vista atrás sin más artificio que la veracidad de la época en cuestión,  por muy cruda que resulte al lector. Pues sólo así se podrá apreciar el momento en el que vivimos. Uno de los motivos por los cuales me gusta entretejer tramas entre el pasado y el presente es precisamente ese. Además, el contraste resulta estimulante y muestra cómo a pesar de la evolución de la sociedad los roles suelen ser los mismos.

En España se ha llegado a la segunda edición y pronto La perla de agua se editará en Argentina, Chile y Uruguay. ¿Cómo siente usted ese éxito tanto nacional como internacional?

Pues cuando me paro a pensarlo lo primero que acude a mí es la incredulidad. De pasarme media vida pensando que esa inquietud literaria sería siempre un hobby más, en apenas cinco años se ha convertido en mi profesión, algo que no termino de asimilar. Pero lo que realmente me inunda es la gratitud y la enorme gratificación de saber que mis mundos calan en los lectores.

Según las estadísticas, el género romántico es el más vendido. ¿Qué opina usted sobre los prejuicios de otros géneros literarios al hablar de “la romántica”, sobre los clichés actuales?

Partiendo de la base de que una persona con prejuicios es intolerante y retrógrada, los que los enarbolan en pos de la ignorancia más absoluta no me merecen ninguna consideración. Bien es cierto que solemos generalizar, y que tal inclinación viene de la mano de supinas injusticias, pues literariamente hablando, creo que para mí y para cualquier lector que se precie sólo hay dos categorías: libros buenos y malos, independientemente del género. En el mío en cuestión, también los hay, qué duda cabe, como en el resto, pero parece que tacharnos de novela ligera viene muy bien para no ver cómo ha evolucionado un género que goza de bastante buena salud comercial. Una estratagema burda y resentida, a mi parecer, para desmerecernos. Yo invito a estos inquisidores literarios de barbilla alzada y egos inflamados a que nos lean y, sobre todo, a que no juzguen sin conocimiento de causa, pues en los variados subgéneros de la romántica, tanto thriller, como histórica, fantástica o narrativa, no se trabaja un género, sino dos.

¿Tiene algún proyecto entre manos o prefiere descansar y disfrutar de su último premio?

Tras la gira y promoción de La perla de agua por toda España no me ha quedado mucho tiempo para descansar. Las fechas de entrega son implacables y ya firmé un nuevo contrato para publicar la tercera y última entrega de Los tres nombres del lobo que saldrá de manera simultánea en España y Sudamérica en abril próximo. De todas formas, no podría pasar mucho tiempo sin escribir, es algo inherente a mi persona.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. No he leido nada de esta autora, lo siento de veras pero no estoy interesado en nada de la España de los putos Austria y el asqueroso sacro imperio, disuelto por otra asquerosidad llamado Napoleón I no sin antes casar con una de Habsburg para dominar por la fuerza y la sangre Europa. Pero estoy totalmente de acuerdo sobre su aclaración del sentido histórico para una limpia percepción de las cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + veinte =