Mucho se ha hablado, escrito y estudiado sobre el síndrome de la página en blanco, pero lo peor que se puede hacer para superarlo es escribir y escribir con el sólo objeto de hacer que deje de estar en blanco sin mayor objetivo que ese.

Algo de eso parece que le ocurrió a Manuel Domínguez Moreno al momento de escribir su artículo ‘El submarino argentino desaparecido se acerca a Londres’ (http://diario16.com/submarino-argentino-desaparecido-se-acerca-londres/), algo de eso o una irresponsabilidad absoluta para arrojar al aire una hipótesis sobre lo ocurrido con el ARA San Juan de lo cual hoy no hay ninguna certeza, ni siquiera una mínima sospecha.

Desde que nos invitaron a formar parte del proyecto de escribir en Opinión de Diario16 siempre tuvimos en claro cuáles eran los ‘condicionantes’, al decir de Beatriz Talegón ‘absoluta libertad, con ética y justicia social como límites’, pero yo sumaría un condicionante más, ejercer esa libertad con responsabilidad. Uno no puede escribir lo que se le da la gana en un medio de comunicación si eso no tiene un cierto rigor mínimo que dote de seriedad a lo que se enuncia.

Dice Manuel Domínguez Moreno en su columna que ‘según diferentes grabaciones de comunicaciones de militares argentinos a las que ha tenido acceso Diario16, la razón del hundimiento y desaparición de la nave no tuvo nada que ver con una explosión interna sino que, según estos testimonios, fue una explosión externa producida por un misil disparado por las Fuerzas Navales británicas que se encuentran en las Islas Malvinas.’ Haciéndose eco de algunas de las teorías que circulan en las redes sociales en Argentina y que carecen de sustento real, puesto que desde el anonimato, cualquiera lanza su propia teoría al respecto.

Entre otras, circularon en Argentina, además de la teoría enunciada, estas otras:

  • El ARA San Juan fue hundido por un submarino ruso que, en camino a Cuba portando misiles que se instalarían en la isla, se encontró en su camino con el submarino argentino.
  • El ARA San Juan fue torpedeado y hundido por China, y por ello este país no participa de las tareas de búsqueda y rescate.
  • El ARA San Juan fue víctima de una mina sembrada en la zona durante la Guerra de Malvinas en 1982.
  • El ARA San Juan implotó por la explosión de un torpedo que portaba.

Aunque si el criterio es lanzar hipótesis sin sustento, proponemos algunas más:

  • El ARA San Juan se hundió tras impactar contra Moby Dick
  • El ARA San Juan fue secuestra por Aquaman y sus amigos.
  • El ARA San Juan se cayó de la Tierra tras alcanzar sus límites, puesto que como es plana, llegó al borde y se cayó.
  • El ARA San Juan en realidad no se hundió, sino que está en viaje a la Atlántida, sólo que no hay noticias porque aún no completó las Veinte mil leguas de viaje submarino.
  • El ARA San Juan fue abducido por una nave extraterrestre.
  • El ARA San Juan se hundió por designio de dios, que es malo y actuó en consecuencia.

Hoy por hoy cualquiera de estas seis últimas hipótesis que planteamos tiene el mismo grado de certeza que las esbozadas con anterioridad, NULO. Pero como decía Alejandro Filio, ‘habrá que creer, en Cristo, en la paz o en Fidel’(https://www.youtube.com/watch?v=fXl6frOgo-w), y ante la falta de información la ciudadanía intenta aferrarse a cualquier atisbo de información. Por ello tienen tantos adeptos estas fake news como la que plantea Manuel Domínguez Moreno, porque como reseña Nicolás Wiñazki, ‘si uno quisiera hacer la receta perfecta de la fake news (también llamada posverdad) tendría que tener tres elementos: una información verosímil (que no es lo mismo que verdadero), una teoría conspirativa y debe contar con una reproducción masiva en las redes’ y en este caso todas estas teorías (salvo las que agregué yo) han cumplido con esas premisas.

Aunque hacia el final de la nota matiza su afirmación inicial, y recula en chancletas, al afirmar que ‘tampoco se puede afirmar tan rotundamente como lo hacen estos militares porque nadie lo ha confirmado oficialmente ni hay pruebas reales para que desde los medios de comunicación se fuerce esa confirmación’, o sea que sí pero no… o no pero sí. Tras un título catástrofe y una introducción y desarrollo en el que se da a entender y se aportan (fraudulentas) pruebas respecto a que ‘el submarino argentino desaparecido se acerca a Londres’, e incluso asumiendo en su persona la opinión de Diario 16, concluye en que ‘Diario16 no dice que sí ni que no’.

Utilizando una frase que se ha usado para variadas campañas, yo le digo Manuel Domínguez Moreno, NO EN MI NOMBRE. Yo también soy parte de Diario16 y digo que no. Con lo que sabemos hoy, el submarino argentino no fue hundido por un torpedo británico. Coincido con Nicolás Fuster quien en su artículo Colón y los vagones (http://diario16.com/colon-los-vagones/) sostiene que ‘El problema de que haya un creciente número de personas que acepta la mitología a lo empírico, producto de la era de las llamadas fake news, es que la verdad valga lo mismo que la mentira. Y la verdad no vale lo mismo que la mentira.’

Entonces le pido que no presente como verdad (aunque el pudor de exponer semejante mentira luego lo haga matizarla) una falsedad, no disfrace de verdad una mentira.

Si diéramos por válidos sus argumentos la búsqueda del batiscafo, el informe de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE o en inglés CTBTO, ‘Comprehensive Test-Ban-Treaty Organization’), las conferencias de prensa de la Armada Argentina, las palabras del Presidente de la República Argentina y todo lo generado en torno al ARA San Juan no sería más que una puesta en escena como si viviéramos en un Truman Show real, en el que somos unas marionetas de un gran titiritero… y quizás lo seamos, hay quienes creen en dios y que nuestras vidas son un designio de él, pero si siguiéramos su argumento, hasta su propio planteo carecería de valor, puesto que en lugar de presentar una realidad que se nos esconde, en realidad no sería más que una marioneta más de esta gran mise en scène.

Por ello le pido, Manuel Domínguez Moreno, la credibilidad de un medio la edificamos entre todos, pero algunos pueden destruir rápidamente lo que muchos construimos lentamente. Su nota del pasado jueves va en ese sentido, por eso le pido escribamos con absoluta libertad, con ética y justicia social como límites, pero ejerzamos esa libertad con la responsabilidad de escribir en un medio de comunicación con llegada a millones de personas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Eduardo, soy Manuel Dominguez. No tengo el placer de conocerte personalmente, pero quiero aprovechar esta ocasión para agradecerte tus colaboraciones en Diario16, un medio de comunicación que publica desde la razón sin miedo, desde la libertad, la independencia y la reflexión. Estos conceptos son creados y fundados por el editor, por la misma persona a la que considero, con todo respeto, has censurado excesivamente su forma de gestionar periodísticamente esta noticia. Es evidente que la diferencia que existe entre los motivos que te dan a ti para opinar y los motivos que me dieron a mí para realizar una información de actualidad periodística, incluso desde la ironía. Fundamentalmente, porque yo baso mi trabajo en información recibida en la redacción de Diario16, no por ningún comentario de la red en los que no creo y, me da la sensación, de que no lees con frecuencia los artículos que sobre libertad de prensa y sobre medios de comunicación público. Los que tú utilizas, para justificar tu opinión sobre la red no tiene en absoluto el rigor que el que se utilizó con mi firma en la redacción de Diario16. Incluso con el detalle de la consulta con la directiva, con la misma libertad que te ha permitido a ti, a pesar de lo expuesto anteriormente, publicar tu opinión.
    Con toda humildad considero que Diario16, en honor a esa libertad y esa independencia, desde mi punto de vista, hubiera merecido también haber sido mencionada por ti ya que en mi artículo sólo quise, y muchos miles de lectores así lo han entendido, poner en evidencia a un gobierno, a unas dictaduras privadas y a unos responsables militares que con su cómplice silencio de lo ocurrido están maltratando y haciendo sufrir, no ya a las 44 víctimas muertas o asesinadas, sino a todas sus familias porque, evidentemente, pudo ser una explosión fortuita pero no se podrá rebatir jamás que puso ser también consecuencia de un “acercamiento a Londres”. El cuento del sur: Yo no digo ni que sí ni que no, que si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa.
    Por otro lado, nuestra credibilidad se gana con esto porque, incluso con la ironía, con tener el valor de publicar desde la libertad y la independencia lo que nadie se ha atrevido a decir. Con todo el agradecimiento por tu trabajo y tus escritos, Diario16 está por encima de ti, de mí, como editor y cofundador, de la directora de opinión, de la directora del medio, del director de contenidos, porque la cabecera no se equivoca nunca ni los lectores tampoco. Humildemente también es casual que el artículo no ha tenido ningún comentario negativo.
    En esto quiero hacer hincapié, quiero dejar claro que la credibilidad de Diario16 está por encima de todos, de mí, de ti. Te pido que cuando tengas que hablar de la credibilidad del medio lo hagas de otro modo porque la credibilidad del medio no se gana ni con tu opinión ni con la mía sino con el trabajo que está haciendo que millones de lectores sí que crean en el medio, como ocurre con los 300.000 afectados del Banco Popular, por ponerte un ejemplo.
    No obstante, ¿sabes lo que da credibilidad a un medio? El que yo, como editor y fundador, permita que un artículo como el tuyo haya sido publicado en la cabecera de la sección de opinión.
    Quedo a tu disposición y reitero la libertad y la independencia que te garantiza este medio y que, seguramente, también te prometió nuestra directora de opinión, hasta el punto en que el artículo se ha posicionado en la cabecera de la sección de opinión, en definitiva, libertad e independencia. Te reitero, para terminar, mi agradecimiento por tus publicaciones en Diario16.
    Nota: mis comentarios como editor y como compañero han terminado.

  2. han dado muchas explicaciones sobre “la verdad oficial”, osea que se mantiene cierta oscuridad, y si hay oscuridad, es o porque no se sabe o se sabe y no se quiere que la “población” sepa. Mientras los gobernantes y medios que controlan no lo expliquen detalladamente, encontrando los restos, dando las explicaciones sobre rumbo, velocidad, tripulantes, misión, etc… mientras no haya una explicación convincente desprenderà cierto tufillo… En realidad lo importante es que los familiares puedan encontrar consuelo. Que hasta que se de una explicación con detalles y convincente, uno diga A y otro diga B, es lo de menos.

    • Es…”NO han dado muchas explicaciones…”

      Algunos quizàs sabràn lo que ha pasado, pero por la forma en la que se ha llevado, el asunto huele algo raro.

  3. Gracias a tus chorradas, Eduardo Rivas, alias “el ateo lumbreras”, me he convencido de que Manuel Dominguez, que por cierto te ha respondido de una manera sublime, la ha clavado. Háztelo ver, guapi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − tres =