Patricia Aguilar, la joven secuestrada, sostiene a su bebé. Foto: Antena3.

La Policía investiga si F.S.M., el líder de la secta que secuestró a Patricia Aguilar -la joven ilicitana localizada en Perú-, trató de captar a otra menor española para completar su harén de cara al fin del mundo que según él se acercaba. Se trata de una chica guipuzcoana que según fuentes próximas a la investigación no cayó en manos de F.S. gracias a la rápida intervención de la Ertzaintza, que abortó la captación en el último momento. A esta hora se desconoce el número de muchachas con las que ha podido entrar en contacto el sospechoso, que supuestamente pretendía reunir a siete mujeres para repoblar el mundo después del Apocalipsis. Ya había logrado captar a tres, con las que había tenido algunos hijos. Según las investigaciones, el gurú ofrecía casa y comida a sus adeptas a cambio de relaciones sexuales. De momento lo que sí se sabe es que F.S. permanece en dependencias judiciales a la espera de que la Justicia peruana decida si lo pone en libertad bajo fianza o decreta su ingreso en prisión.

El líder de la secta aguarda la decisión de la Justicia peruana, que podría ingresarlo en prisión por trata de blancas

Maite Rojas, portavoz de la familia, asegura que Patricia Aguilar “presenta síntomas de desnutrición crónica y se encuentra en tratamiento psicológico. Ahora mismo está bajo el Programa de Atención a Víctimas y Testigos de la Fiscalía de Perú, un protocolo de actuación para mujeres que han sido víctimas de la trata de seres humanos”. Rojas confía en que Patricia pueda regresar a España, aunque eso “no ocurrirá próximamente”.

Mientras tanto avanza la investigación para desarticular la secta destructiva, a la que en un principio se ha relacionado con Gnosis, aunque F.S.M. fue expulsado de ese grupo hace algún tiempo, según explicó Maite Rojas. Después de abandonar Gnosis, el detenido decidió montar su propia secta bajo el ideario de que el fin del mundo se acerca y solo él sobrevivirá con su harén de mujeres para repoblar la Tierra.

Patricia Aguilar se fue de casa el 7 de enero de 2017, cuando supuestamente F.S.M. la convenció a través de internet para que huyera a Perú y se uniera a él. Según la familia de la víctima, este hombre “la fue enamorando desde que ella tenía 16 años -aprovechando que Patricia había sufrido la pérdida de un familiar con el que estaba muy unida- hasta los 18, cuando consiguió que abandonara su casa”. La semana pasada la Policía la localizaba en la selva peruana cuando sostenía a su bebé de apenas un mes. Algunos niños, supuestamente hijos del líder de la secta, la acompañaban cuando los agentes irrumpieron en la vivienda. Los menores también presentaban síntomas de desnutrición y abandono. A varios kilómetros fue apresado el considerado líder de la secta, que supuestamente se dedicaba a captar a jóvenes a través de las redes sociales.

El padre de Patricia, Alberto Aguilar, estuvo en Perú el pasado mes de enero y hace apenas unos días volvió a viajar hasta el país sudamericano para ayudar a la Policía a buscar a su hija. Incluso llegó a visitar una vivienda que la joven habría ocupado con anterioridad. “Después de varias semanas, tuvieron que actuar pronto porque, al parecer, el líder de esta secta iba a escapar”, aseguran fuentes próximas a la investigación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − cinco =